Historia
Notas de Historia

Los inolvidables coches motor Fiat (I)

Los más de cincuenta años transcurridos desde su puesta en servicio nos mueven a recordar la historia de estos nobles coches motor que ganaron un lugar de privilegio en el corazón de los aficionados.

Por Andrés J. Bilstein
Publicada el 31-10-2007

Hacia fines de los años 50 muchas líneas de trocha ancha y media de los ferrocarriles argentinos eran servidas por diversos coches motor que permitían operar eficientemente en ramales de baja densidad o deficiente infraestructura en forma ágil y práctica.

En las líneas Roca y Sarmiento, por caso, se venían empleando los veteranos coches motor construidos por la Drewry Car Co. a mediados de la década del 30. Sin embargo, el crecimiento en la densidad del pasaje y los años de servicio acumulados sobre su espalda, tornaba insuficiente la capacidad de estos pequeños coches cuya historia hemos tratado anteriormente.

En este marco, la por entonces Empresa de Ferrocarriles del Estado Argentino propone un programa de sustitución por vehículos de mayor capacidad y tecnología actualizada, y hacia 1958 contrata con la firma italiana FIAT la construcción de 210 unidades (entre motrices y remolcadas), contrato que pronto fue ampliado hasta alcanzar los 339 coches (171 motrices y 168 remolques).

La fabricación comenzó en 1960, construyendo FIAT de Italia 45 coches motrices y la firma francesa Decauville los 45 remolques correspondientes. El resto de los coches fue fabricado por Materfer en la planta que a este efecto levantó en la localidad de Ferreyra, en la provincia argentina de Córdoba.

En cuanto a los motrices, estaban equipados con un motor de 12 cilindros opuestos de 660 hp de potencia acoplado permanentemente a un convertidor de par hidráulico que traccionaba sobre dos ejes del boguie delantero, contando con un tercer eje desplazado y sin pestaña al solo efecto de distribuir el peso sobre la vía. El grupo motopropulsor, junto con el resto de los elementos auxiliares, se ubicaba por debajo del salón de pasajeros evitando la pérdida de espacio útil como ocurría en los populares coches motor Ganz o en los mismísimos Drewry.

Si bien todos compartían las mismas características técnicas y configuración general se dividían en cinco modelos (identificados como MA, MB, MC, MD y ME) diferenciándose únicamente en la cantidad de asientos y la capacidad del salón de equipajes (furgón).

Los modelos MA y MB contaban con 86 asientos (ubicados en filas dobles y triples) de clase única y un furgón de dimensiones modestas, siendo el primero de trocha media (Urquiza) y el segundo de trocha ancha (Mitre, Sarmiento y Roca). El MC, por su parte, contaba con sólo 72 asientos de primera clase (dos filas dobles) y fueron entregados en su totalidad al Ferrocarril General Roca. El MD era similar al modelo MB, pero las plazas se reducían a 76 dado que el espacio destinado al furgón era de mayores dimensiones. Por último, el modelo ME estaba representado por sólo cinco coches entregados en su totalidad al Roca y no contaban con asientos ya que estaban destinados exclusivamente al transporte de mercancías (furgón). [Seguir leyendo...] 

Fuentes consultadas

  • Pignataro, M.A. Traccion Diesel en revista El Expreso.
  • Manual de conducción y mantenimiento de coches motores FIAT (FA).

Nota sobre copyright

Queda prohibida la reproducción parcial o total del presente artículo salvo expresa autorización del autor. Para compartir la nota utilice el siguiente enlace:
 
  Utilice la combinación Ctrl+C para copiar el link
   
   

Utilidades

[Versión para imprimir]

Otras notas que pueden interesarte

La curiosa historia del Ferrocarril Depietri
Los coches motor Ganz simples del Belgrano
Los coches Werkspoor de segunda clase
Las General Electric U-13C (II)