Historia
Notas de Historia

Los eléctricos Japoneses del Sarmiento

Fueron incorporados a mediados de la década del 50 para cubrir uno de los corredores más exigidos del área Metropolitana.

Por Andrés J. Bilstein
Publicada el 13-02-2010

Cuando a fines de la década de 1940 son nacionalizados nuestros ferrocarriles, el material rodante circulante mostraba, en general, claros signos de agotamiento. Los corredores urbanos, por otra parte, experimentaban un crecimiento exponencial de pasajeros transportados, lo que tornaba algo caótica la situación. El flamante ferrocarril Sarmiento no fue ajeno a esta situación, y por ello a principios de la década de 1950 la Empresa de Ferrocarriles del Estado Argentino encargó a un consorcio japonés la provisión de 55 vehículos eléctricos para atender el corredor Once de Septiembre/Plaza Miserere – Moreno.

Se trataba de vehículos de elevado confort con importantes adelantos técnicos y de seguridad, destacándose principalmente las puertas de acceso de accionamiento neumático con sistema de enclavamiento, que impedía que el tren iniciara su marcha si alguna de ellas no había sido cerrada. Otra característica sobresaliente era el equipamiento de radio, que proveía música funcional e información a los pasajeros, y para cuyo funcionamiento los coches contaban con una antena de curiosa forma que tiempo después fue eliminada.

Todos los coches eran motrices , equipados con dos motores de tracción de 150 HP montados en el boguie más cercano a la cabina de conducción. Su capacidad era de 68 asientos, excepto los coches provistos con furgón que contaban con 60 plazas.

Llegaron al país decorados en color plateado, con una gruesa franja azul que recorría los laterales y remataba en los frentes en forma de “V”. Sobre las ventanas centrales de los laterales se leía “Domingo F. Sarmiento” en grandes letras doradas con sombra negra. De igual forma (aunque de tamaño menor) se leía la identificación de cada unidad, consistente en la letra "E" (por eléctrico) y el número correspondiente.

La inauguración oficial tuvo lugar el 3 de junio de 1956, y enseguida comenzaron a correr en formaciones de ocho coches compartiendo la vía con los antiguos coches ingleses carrozados en madera que se resistían a desaparecer. Tres años después llegaron 11 coches más, a los que se sumaron 90 unidades en 1961 y otras 90 el año siguiente. Si bien eran similares a los originales, se diferenciaban de aquellos por la ubicación de los equipos de ventilación que se desarrollaban a lo largo del techo en lugar de ubicarse en un domo central.

A mediados de los años ’60 comenzaron a recibir la decoración normalizada por Ferrocarriles Argentinos para los servicios locales en colores rojo y amarillo con franja azul y techo plateado, que conservaron sin variaciones hasta la década del ’90 cuando sobre algunas unidades se ensaya un nuevo esquema en blanco con franjas celeste que formaba en el frente el logotipo de la empresa.

Entre 1971 y 1973 tuvo lugar la última incorporación de unidades, con 16 coches construidos en nuestro país por Fabricaciones Militares quien empleó componentes construidos localmente y unos pocos de origen japonés.

Durante sus años de servicio fueron objeto de diversas reformas, como la supresión del sistema de radio e información y el retiro del baño en muchas otras unidades. Además, en algunas de las primeras unidades se reemplazó el sistema de ventilación original (domo central) por otro similar a los más modernos.

Por otra parte, en 1966 el coche MU 2016 fue convertido en furgón (tarea que llevó a cabo Talleres Liniers) y renumerado M.F. 2816 para prestar servicio de recaudador en estaciones acoplado a otra unidad en estado original.

A principios de los años 90 se ensayó sobre ellos una nueva variante decorativa en colores blanco y celeste que, sin embargo, no se extendería al resto de la flota en años posteriores.

La concesión de explotación en los servicios suburbanos de pasajeros que tuvo lugar poco tiempo después abrió un nuevo capítulo en la historia de estos coches, no sólo en lo referente a decoración –recibiendo los diferentes esquemas corporativos de la empresa Trenes de Buenos Aires- sino en cuanto a reformas, asunto que merece un capitulo aparte que trataremos en otra oportunidad. [Seguir leyendo...] 

Fuentes consultadas

  • Moscaro, A.D. en Gaceta Ferromodelista; Memorias descriptivas Ferrocarriles Argentinos; Datos aportados por los Sres. Miguel A. Pignataro y C.A. Pérez Darnaud.

Nota sobre copyright

Queda prohibida la reproducción parcial o total del presente artículo salvo expresa autorización del autor. Para compartir la nota utilice el siguiente enlace:
 
  Utilice la combinación Ctrl+C para copiar el link
   
   

Utilidades

[Versión para imprimir]

Otras notas que pueden interesarte

Las incansables GT-22 (II)
Las normas ABGS
Señalamiento mecánico en Argentina (I)
Las infatigables 8E del Ferrocarril del Sud