Historia
Notas de Historia

Los eléctricos Japoneses del Mitre

Segunda parte de la nota dedicada la incoporación de coches eléctricos de origen japonés a los ferrocarriles argentinos.

Por Andrés J. Bilstein
Publicada el 23-05-2012

[Viene de nota anterior...] Pocos años después de haberse iniciado la modernización del parque eléctrico del F.C.D.F. Sarmiento tuvo lugar la firma de un nuevo contrato para la incorporación de coches de similar concepción, esta vez destinados al F.C.G.B. Mitre.

La fabricación de las nuevas unidades, en la que participaron distintas firmas japonesas, se desarrolló durante 1962, corriendo el primer tren regular a principio de 1963, tras varios meses de pruebas y la correspondiente capacitación del personal de conducción. El público usuario, por su parte, ya había tenido la oportunidad de conocer las virtudes del nuevo material rodante dado que durante algún tiempo el coche #1756 estuvo expuesto en el andén 1 de Retiro junto a un cartel que señalaba su futuro uso exclusivo en el ramal a Tigre.

Aunque de aspecto similar a los incorporados en el Sarmiento, presentaban no obstante ciertas diferencias más o menos notables. La primera, de tipo operativo, tenía que ver con la ubicación de la cabina de conducción, que se ubicaba ahora sobre el lado izquierdo. El faro de cabecera mantenía su ubicación, aunque se situaba ahora un poco más abajo. Por otra parte, en los nuevos coches el conducto de ventilación principal del salón consistía invariablemente en un sobretecho alargado, tal como en la segunda tanda de los vehículos del Sarmiento. Podemos mencionar también el sistema de ventilación de la cabina -consistente ahora en pequeñas tapas debajo del parabrisas- entre otras diferencias sutiles.

Cada coche contaba con dos motores de tracción de 150 HP c/u, ubicados en el bogie del extremo cabina. La alimentación eléctrica se realiza mediante tercer riel, a una tensión máxima de 830 V. El sistema de freno –de aire comprimido- se utiliz en forma combinada con el freno electrodinámico.

Su numeración abarcó la serie 1000, correspondiendo a los coches punta la subserie 1000 a 1079. Los coches provistos de baño fueron numerados 1756 a 1796. Los coches con furgón fueron numerados 1500 a 1524. La subserie 1797 a 1814 es de apariencia exterior similar a los coches con baño, aunque carecen de éste. Estos números no son, sin embargo, estrictamente representativos, ya que luego de resultar siniestradas algunas unidades fueron reconstruidas modificándose su numeración original. Originalmente tanto los coches punta como los coches dotados de baño se disponían apuntando los pares hacia Retiro y los impares hacia las otras terminales, costumbre que se fue perdiendo en el rearmado de formaciones conforme iban entrando a talleres para reparación y mantenimiento. Por otra parte, cabe mencionar, originalmente la identificación no incluía la sigla correspondiente al tipo de vehículo y la clase, que recién fue agregada hacia 1967 (MU: Coche motríz de clase única).

Su primera decoración fue en colores rojo y amarillo con una franja azul que remataba en los frentes en forma de “V”. Sobre las ventanillas laterales lucían la leyenda “General Mitre” en grandes letras doradas con sombra negra, colores que se utilizaron también para indicar la numeración de los coches en el extremo inferior de cada lado.

A mediados de la década del '70 cinco formaciones fueron asignadas a la líneas Retiro-Bmé. Mitre y Retiro-José León Suarez tras el retiro de servicio de los coches ingleses tipo “A” y “B” cuando la Caja Nacional de Ahorro y Seguro (aseguradora de los bienes del Estado) rechazó la renovación de póliza de los vehículos carrozados en madera.

Pocos años después de su incorporación ciertos inconvenientes técnicos motivaron la salida de servicio prematura de un buen número de unidades, que recién volvieron al servicio a principio de los años '80 tras ser sometidos a una reconstrucción integral por Fabricaciones Militares.

Con los años fueron perdiendo el cebrado amarillo y negro de los frentes, continuando los colores de los laterales. A fines de los años ’80, además, se ensayó una nueva decoración sobre una veintena de coches. Estos lucían la carrocería enteramente en color blanco con una franja naranja que remataba en el extremo de cada lateral y en el frente formando las siglas FA.

La concesión de los servicios ferroviarios a operadores privados abrió una nueva etapa en la historia de estos coches, que recibieron nuevos colores primero y fueron objetos de diversas reformas, dando lugar a la variante 'UMAP' primero y a las distintas versiones 'PUMA' después, sobre los que nos ocuparemos en una futura nota de Portal de Trenes.

Fuentes consultadas

  • Moscaro, A.D. en Gaceta Ferromodelista; Memorias descriptivas Ferrocarriles Argentinos; Datos aportados por los Sres. Miguel A. Pignataro y C.A. Pérez Darnaud.

Nota sobre copyright

Queda prohibida la reproducción parcial o total del presente artículo salvo expresa autorización del autor. Para compartir la nota utilice el siguiente enlace:
 
  Utilice la combinación Ctrl+C para copiar el link
   
   

Utilidades

[Versión para imprimir]

Otras notas que pueden interesarte

Las english electric del FCGB (parte I)
Las duodécimas del F.C. de Santa Fe
Los eléctricos Japoneses del Sarmiento
Las Cockerill-Ougree del Roca