Historia
Notas de Historia

¿Que es una estación?

Aclaramos algunos aspectos sobre la definición de términos como estación, apeadero, empalme, etc.

Por R.O.B.
Publicada el 05-11-2006

Comúnmente se denomina estación a los lugares donde hacen parada los trenes, sean de mercaderías, mixtos o de pasajeros con los fines de carga y descarga, y/o ascenso y descenso de pasajeros. Sin embargo, no todas las "estaciones" son tales, sino que según los tráficos a los que estén destinadas, el uso que se les dé, la presencia o no de personal que la atienda, etc.; una "estación" puede llegar a ser un apeadero, una parada, un desvío de cruce, un desvío particular, un embarcadero, etc. A los efectos de aclarar el asunto no hay nada mejor que remitirse a las definiciones oficiales de la Dirección Nacional de Ferrocarriles, que en su resolución Nº 939/59 del 1/12/1959 establece las condiciones para que una estación sea lo que es, es decir, un lugar habilitado por el ferrocarril para atender todos los servicios públicos a su cargo: pasajeros, equipajes, encomiendas, telégrafo, hacienda y cargas (algunos de los cuales ya son historia debido al avance tecnológico y a la competencia de otros medios de transporte). Según sean las características propias de la estación, puede o no haber restricciones en la prestación de ciertos servicios, como podría ser que acepte solamente hacienda mansa y en pequeñas cantidades, o cargas por vagón completo únicamente o aquello que determine el ferrocarril en función de sus posibilidades o necesidades. Como ejemplos de estaciones podemos citar: Azul, Mar del Plata Norte, Retiro, Federico Lacroze, etc.

Un empalme es un lugar de unión de vías entre ferrocarriles de igual trocha que normalmente se halla protegido por señales fijas. Debido a que los empalmes generalmente se ubican cerca de estaciones, a éstas se las denomina estaciones de empalme y hasta hay casos en que su nombre oficial contiene la palabra empalme, como Empalme Lobos, Empalme San Vicente (hoy Alejandro Korn), Empalme Villa Constitución, etc. También hay empalmes alejados de las estaciones que por la distancia han justificado la ubicación de personal e instalaciones en el lugar, como en Empalme Grümbein, Empalme Barrancosa, Empalme Querandíes, etc.

La diferencia entre un empalme y un intercambio radica en que este último es un lugar habilitado para el transbordo de personas y/o mercancías entre ferrocarriles de distinta trocha, como el Intercambio Midland (trocha ancha y angosta), Intercambio Caseros (trocha media y ancha) o el Intercambio Altamira (trocha ancha y angosta), por citar algunos ejemplos.

Luego tenemos a los embarcaderos, que son lugares que habilita el ferrocarril para prestar ciertos servicios públicos bajo determinadas condiciones y/o restricciones que pueden o no tener personal que los atiendan. En el sur argentino eran comunes los embarcaderos para hacienda, en especial lanar.

Para el tráfico de pasajeros solamente están las paradas (que poseen personal) y los apeaderos (sin personal). Entre las primeras podemos citar a Guernica, General Lemos, Aristóbulo del Valle, Tres de Febrero, etc.; mientras que entre las segundas encontramos a Juan XIII, Km. 34, La Reja, etc. Es importante recalcar que con la reducción de servicios, cierre de estaciones, racionalización de personal, pérdida de tráficos etc., muchas estaciones pasaron a ser simples paradas o apeaderos aún cuando posean instalaciones suficientes para servir a otros tráficos. Es así, que grandes edificios, extensas playas de maniobras y galpones pueden estar fuera de uso y los trenes tengan allí solamente parada facultativa, es decir, que se detengan al sólo efecto de subir pasajeros que están esperando en el andén o para bajar viajeros que avisen con antelación al guarda del tren de su intención de descender en una "estación" que no posee personal.

Luego tenemos los desvíos de cruce, que como su nombre lo indica se usan para la cruzada de trenes. En la vía a Mar del Plata y a Neuquén había varios que se habilitaban en la temporada alta y permanecían clausurados el resto del año, ya que el tráfico ferroviario no era suficiente para mantenerlos abiertos en forma permanente.

Finalmente queda nombrar a los desvíos particulares, que son instalaciones accesorias de una estación o embarcadero habilitados para determinados servicios y/o usuarios bajo un régimen especial que se acuerda con el ferrocarril. Los desvíos particulares mayormente sirven a un tipo determinado de carga, como ser piedra a granel, cereales, infla-mables, vino, etc. y se ubican normalmente en las cercanías de una estación. Como ejemplos pueden mencionarse el desvío al Molino Progreso en Tandil (hoy clausurado), el de la Cervecería Quilmes en la ciudad homónima (hoy desaparecido) o el de Loma Negra en Vicente Casares para cemento, por citar algunos ejemplos.

Nota sobre copyright

Queda prohibida la reproducción parcial o total del presente artículo salvo expresa autorización del autor. Para compartir la nota utilice el siguiente enlace:
 
  Utilice la combinación Ctrl+C para copiar el link
   
   

Utilidades

[Versión para imprimir]
[Compartir por correo]

Otras notas que pueden interesarte

Las Transfer del Ferrocarril Belgrano
Las curiosas Sentinel Cammell del Midland
Las infatigables 8E del Ferrocarril del Sud
Las english electric del FCGB (parte I)

Comentarios

Esta nota no ha recibido aún comentarios. Sé el primero en dejar uno