Historia
Notas de Historia

El ramal La Plata-Lezama del FCS (I)

Nos internamos en una recorrida por este ramal del Ferrocarril Sud, ruta original del emblemático tren "El Platense"

Publicada el 06-11-2006

Este ramal que comienza en el Empalme Kilómetro 62,17130 a la salida de la estación Rufino de Elizalde, al sur de La Plata comprende 2 secciones diferentes inauguradas con 17 años de diferencia.

El Empalme Km. 62,17130 se ubica sobre el ramal que de La Plata se dirige a Bartolomé Bavio en una zona descampada. Saliendo de la estación Rufino de Elizalde hacia el sur, la vía del Ferrocarril General Roca (ex-Ferrocarril del Sud y ex-Ferrocarril de Buenos Aires, Ensenada y Costa Sud) cruza debajo del puente del Ferrocarril General Belgrano (ex-Compañía General de Ferrocarriles en la Provincia de Buenos Aires) del ramal que unía a González Catán con La Plata (CGBA), estación ubicada en las cercanías de Empalme Museo del FCGR. El tramo de este ramal que va desde Angel Etcheverry (ex-Ferrocarril Provincial de Buenos Aires) hasta La Plata (CGBA) pasando por Esquina Negra ha sido levantado y su traza seguía la actual Calle 90 hasta la intersección con la Avenida 122 y desde allí hasta una zona cercana al Empalme Museo. El puente es un largo tramo metálico en forma de reticulado con arco superior de importantes dimensiones. El mismo se halla aproximadamente a mitad de camino entre Rufino de Elizalde y el mencionado Emp. Km. 62,17130 donde las vías del ramal a Lezama se abren a la derecha y luego de cruzar el camino asfaltado que une La Plata con Arana se internan definitivamente en una zona rural. En este paso a nivel aún subsisten los rieles, pero en el resto del ramal hasta Lezama han sido levantados.

El primer sector desde Rufino de Elizalde (Emp. Km. 62,17130) hasta Vergara se abrió en forma efectiva al servicio público el 14 de Diciembre de 1914 comprendiendo 53, 270 kilómetros de vías férreas.

La primera estación es Poblet, que recuerda a Don José Ignacio Poblet, miembro de la Primera Junta. El edificio de precaria construcción ha sido incendiado y destruido. Esta estación poseía un pequeño galpón de cargas. Luego viene el Apeadero Km. 82 que era una parada lechera.

La siguiente estación es Oliden, la única de este primer tramo que tiene un edificio definitivo de mampostería. La construcción corresponde a un modelo típico del FCS, similar a Bosques, las estaciones del ramal Chas-Ayacucho, Mariano Acosta y otras. Se trata de un cuerpo rectangular con techo de chapa a dos aguas al cual se le ha añadido una construcción sobre el lado derecho (visto desde el andén). Este anexo está ubicado más adentro de la línea de la construcción principal. La estación posee una marquesina con techo de chapa soportada por cuatro columnas cilíndricas de acero, mientras que la tirantería es de madera. Sobre el frente que da al andén, se ubican tres puertas y una ventana. La estación estaba habitada y en estado regular. Separados del edificio, ubicados sobre el andén de tierra, se encuentran los baños. En torno a lo que fuera la parada ferroviaria se ha desarrollado un pequeño poblado. El nombre Oliden es en homenaje al Doctor Manuel Luis de Oliden. La estación posee además un galpón de cargas de chapa acanalada con techo a dos aguas del mismo material y un pequeño tanque de agua cúbico metálico de color negro con su molino de viento.

Tanto Poblet como Oliden se inauguraron con el ramal, es decir en 1914, en cambio, el Apeadero José Ferrari fue habilitadopara todo tráfico (cargas, pasajeros, telégrafo y hacienda) el 15 Enero de 1925 con el nombre de Km 103, ya que se ubica en el kilómetro 102,829 de la línea, y su edificio es una precaria, pero simpática construcción de madera y chapa con un alero que cubre el frente y daba refugio a los pasajeros que esperaban sobre el andén. El apeadero posee un galpón de cargas de chapa y extrañamente podía verse un chasis oxidado de un antiguo coche de madera y una multitud de viejísimos asientos de vía de 1889. El edificio de la estación estaba siendo utilizado como depósito y junto al mismo, en la antigua zona de vías había una vieja carcaza de colectivo medio derruida. El nombre de José Ferrari fue dado a pedido de la Comisión de Homenaje a los Libres del Sud, adoptando la entonces estación Km. 103 dicha denominación a partir del 10 de Abril de 1940 por decreto del Presidente de la Nación.

La última estación de este primer tramo es Vergara, la cual muestra al visitante un aspecto muy extraño. Aquí conviven por un lado los baños y el borde del andén similares a los vistos en Oliden (es decir, los que corresponden a una estación definitiva) con una construcción provisoria a base de casillas de madera pequeñas unidas mediante techos y paredes de chapa para formar un conjunto de baja altura, pero gran desarrollo sobre el terreno. Tanto José Ferrari como Vergara están enmarcadas por abundantes y añosas arboledas. Vergara fue la punta de rieles desde 1914 hasta 1931 cuando el ramal se extendió hasta Lezama. Sin embargo esta condición de "terminal" no debe haber sido suficiente para los directivos del FCS para justificar un edificio definitivo. Aquí puede verse perfectamente la "zanja" dejada por la cuadrilla que levantó la vía por donde otrora corrían los rieles. En donde fuera la playa de maniobras podían verse durmientes desparramados como mudos testimonios de las vías que surcaban el terreno. Vergara posee también un tanque de agua con su molino y un galpón de cargas similar al visto en Oliden. Estas dos estaciones eran puestos de aprovisionamiento de agua para las locomotoras a vapor que cumplían servicios en el ramal. El nombre de Vergara proviene del antiguo propietario de los terrenos donde se construyó la estación. [Continuación] [Seguir leyendo...] 

Nota sobre copyright

Queda prohibida la reproducción parcial o total del presente artículo salvo expresa autorización del autor. Para compartir la nota utilice el siguiente enlace:
 
  Utilice la combinación Ctrl+C para copiar el link
   
   

Utilidades

[Versión para imprimir]

Otras notas que pueden interesarte

Los eléctricos Japoneses del Mitre
El bloqueo manual (I)
GAIA: El progreso que no fue (I)
Las Caprotti de Preguerra