Actualidad
Panorama

Tren de carga: Sin objeto territorial será inviable

Una reflexión sobre el ferrocarril de carga que necesita nuestro país.

Por Jorge de Mendonça
Publicada el 04-02-2014

Cualquiera sea la entelequia organizativa del ferrocarril y las acciones sobre él, si primero no definimos qué cosa va a servir y a quiénes beneficiará, simplemente seguirá siendo lo que es: Una máquina de desilusiones y estafas colectivas.

Considero que hay que dejar de lado la mandolina y comenzar a hablar en serio, por nuestros nietos y los hijos de ellos.

¿En Argentina, hay carga para que el transporte la opere? Pues sí: 400 millones de toneladas anuales. ¿Hay evolución predecible? Pues también, unas 700 millones anuales hacia 30 años vista. ¿Hay espacio para que el ferrocarril supere el histórico 5% de participación? Quizá no importe la participación, pero sí lo que necesita lograr para hacerse económicamente viable para la Sociedad Argentina: 15% de participación hacia esos 700 millones anuales, condicionalmente, harían que pagara sus costos e inversiones. Los camiones igualmente treparían un 70% sobre lo que hoy transportan.

En cuanto a lo territorial, ¿queremos un País hiperconcentrado en el eje La Plata – Santa Fe, tal lo indicara el Plan de Largo Alcance diseñado por el especialista en abastecer o aniquilar territorios Teniente General Larkin? Imagino que no. Imaginemos que queremos que desde un alejado paraje hasta una ciudad grande, de unos 300.000 habitantes, pueda estar ubicada en cualquier sitio del País sin quedar aislada ni asediada por la miseria. Eso solo es posible si hay trabajo, consumo, producción y, fundamentalmente, amigabilidad medioambiental.

Napoleón enseñó que la Geografía comanda la Historia. Los Geógrafos enseñan que las redes dan forma y vida a los territorios. Si la logística no es posible, los territorios se desertifican y las megalópolis son lo que hoy las Áreas Metropolitanas de Buenos Aires, Rosario, Córdoba y unas pocas otras: Barrios ricos atestados de quienes huyeron de sus pueblos para manejar sus riquezas a mucha distancia, y barrios miserables inundados de personas expulsadas a merced del peor destino para sus hijos.

Entonces, la pregunta no es si el ferrocarril puede recuperarse y transportar más y mejor, sino que la factibilidad social de nuestro País necesita que el transporte todo comience a hacer las cosas bien y que el ferrocarril, junto a las vías fluviales, lo atiendan en la forma que corresponde extendiendo sus capacidades hacia todo el territorio posible. No es una cuestión contable, sino una económica superior. Una faceta económica que no depende del mercado, SINO QUE GENERA EL MERCADO. Una gran diferencia de principios y de paradigma.

Así, considerando que el ferrocarril es necesario, podemos pasar a considerar cómo hacer para que sea posible.

Una cuestión supuestamente técnica (entre los argentinos del riel), es la capacidad de las vías (Peso por eje). Es allí donde está el peor de los fracasos, tanto por lo poco que resisten las vías viejas, como por lo “livianas” que siguen programándose las vías por recuperar o reconstruir.

La diferencia entre 26 Toneladas por eje en las vías y los 20 que imponen a la trocha ancha y los miserables 17 a 19 a la trocha angosta, constituyen la diferencia sustancial entre una infraestructura que recupera las inversiones y otra que siempre requerirá subsidios y, por ende, dejará relegadas a cientos de zonas productivas y de consumo.

Ésa diferencia en el diseño y construcción de vías y vagones es la que instala o destruye la recuperación firme de los ferrocarriles en toda su dimensión. Un ferrocarril pequeño es más barato, pero irremediablemente caro para el desarrollo de la Sociedad.

Nota sobre copyright

Queda prohibida la reproducción parcial o total del presente artículo salvo expresa autorización del autor. Para compartir la nota utilice el siguiente enlace:
 
  Utilice la combinación Ctrl+C para copiar el link
   
   

Utilidades

[Versión para imprimir]

Otras notas que pueden interesarte

Los Lacroze suburbanos (primera parte)
Las Alco-Montreal FPD-7
Las Caprotti de Preguerra
Las General Electric U-13C (II)