Ferromodelismo
Ferromodelismo

Guía básica de ferromodelismo (VI)

Esta serie de artículos pretende servir de guía para aquellos que desean iniciarse en el apasionante mundo del modelismo ferroviario y construir su propia maqueta o tendido de trenes en escala.

Por Andrés J. Bilstein
Publicada el 10-02-2014

[Viene de nota anterior...] Si el tradicional rectángulo puede resultar apropiado para las maquetas pequeñas, para maquetas algo más grandes –y mejor aún, aquellas que puedan ocupar dos o más paredes de una habitación- resulta más adecuada la que guarda forma de “L”, que a pesar de sus numerosas ventajas no goza de gran popularidad. Sus posibilidades de funcionamiento son muchas, aprovechan bien el espacio disponible y son accesibles, además de permitir descomponer el paisaje de modo que no todo quepa dentro de nuestro campo visual acentuando la sensación de profundidad. Si contamos con mayor espacio aún –una habitación exclusiva, por ejemplo- la “L” puede extenderse hasta convertirse en una letra “U” o incluso añadir un cuerpo en el centro hasta convertirse en una “E”.

Cualquiera sea nuestro caso, haremos bien en recordar que entre el plano dibujado y la maqueta terminada hay un largo camino que recorrer, motivo más que suficiente para hacer planes realistas. Es fácil desanimarse cuando el fin de la construcción nos resulta siempre lejano y el momento de poner a andar los trenes nunca llega. Por tal motivo, cada día gana más adeptos la opción de construir nuestra maqueta “por etapas” o en forma seccional. En este caso, la instalación proyectada se divide en secciones que se construyen por separado y más tarde se ensamblan. Este método permite ampliar progresivamente nuestra maqueta en base a añadir nuevas secciones y nos facilitará el traslado en caso de mudanza o de reunión con amigos. Gracias a estas ventajas, existen alrededor del mundo todo tipo de asociaciones dedicadas a la construcción modular, las que establecen las normas básicas que oficiarán de patrón para el armado de los módulos. Ateniéndose a éstas, sus integrantes construyen uno o más módulos que son reunidos en eventos anuales o exposiciones multitudinarias formando una maqueta de grandes dimensiones que sería difícil de alcanzar de otro modo.

En cualquier caso, lo importante es ser conscientes de nuestras limitaciones (sean estas de espacio, habilidad o presupuesto) y evitar así el desánimo apenas haber comenzado nuestra obra. Debemos tener presente en todo momento que hacemos esto para entretenernos, y si alguna vez deja de ser así, será el momento de replantear nuestro objetivo. [Seguir leyendo...] 

Nota sobre copyright

Queda prohibida la reproducción parcial o total del presente artículo salvo expresa autorización del autor. Para compartir la nota utilice el siguiente enlace:
 
  Utilice la combinación Ctrl+C para copiar el link
   
   

Utilidades

[Versión para imprimir]

Otras notas que pueden interesarte

Las Caprotti de posguerra
Trenes eléctricos del F.C. Central Argentino (II)
Los tranvías PCC del Urquiza
Los primeros eléctricos del Anglo