Actualidad
Panorama

Medio siglo por 1200 millones

La Presidenta destacó el plan de recuperación del sistema ferroviario.

Publicada el 02-03-2014

La Presidenta destacó ayer en su discurso ante el Congreso la puesta en marcha del Programa de Recuperación de Ferrocarriles Metropolitanos por 1200 millones de dólares como “la inversión en materia ferroviaria más importante de los últimos cincuenta años”. El proyecto contempla “la renovación total” de todo el sistema de transporte de pasajeros que une la Ciudad Autónoma de Buenos Aires con el Gran Buenos Aires y La Plata, servicio atendido por las líneas Sarmiento, Mitre, Roca, San Martín y Belgrano Sur. En material rodante, supondrá la incorporación de “mil coches cero kilómetro que reemplazarán a los 800 existentes”, destacó Cristina Fernández. La primera formación de nueve coches llegada desde China, que serán asignados a la línea Sarmiento, fue presentada en el puerto de Buenos Aires esta semana. La misma forma parte de un contrato por 709 coches que serán provistos por una firma estatal china, de los cuales las primeras 25 formaciones estarán en servicio en la línea Once-Moreno antes de fin de año. Según apuntó la jefa de Estado, el programa también prevé la renovación del señalamiento para las líneas Mitre y Sarmiento y la electrificación del Roca, “de la que se hablaba desde que yo tenía 15 años”, recordó.

En una visita a Beijing en septiembre de 2013, una delegación argentina encabezada por el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, cerró un acuerdo con la firma estatal china CRSC para la provisión de un nuevo sistema de señalamiento para las líneas Sarmiento y Mitre. Según se había informado en esa oportunidad, la inversión que demandaría la obra ascendía a 650 millones de pesos, estimándose que el reemplazo de los antiguos sistemas podrá concretarse antes de finales de 2014.

Parte de la señalización hoy existente en los recorridos del Mitre fue instalada a principios del siglo pasado. En el Sarmiento tienen, por lo menos, cuatro décadas. Además de los riesgos en materia de seguridad, la antigüedad del equipamiento y sus limitaciones en la prestación obligan a reducir notablemente la velocidad de circulación.

La renovación del señalamiento incluye la instalación de un nuevo sistema de frenado automático de emergencia, conocido por la sigla ATP, en una primera etapa. Las nuevas formaciones que están llegando al país en estos días ya cuentan con ese sistema. En las viejas formaciones que cubren el recorrido de las líneas Sarmiento y Mitre están empezando a ser instaladas. Se estima que las innovaciones a implementar mejorarán la seguridad, eficiencia y frecuencia de los viajes. Al momento de concretar el acuerdo, Randazzo señaló que, de haber contado con este equipamiento, accidentes como el de la estación Castelar del año pasado, cuando un tren embistió a otro que estaba detenido sobre las vías, no hubiera ocurrido. Vale recordar que las cámaras a bordo grabaron, en dicha oportunidad, cómo el maquinista pasaba varias señales en rojo sin detener el tren ni disminuir la velocidad en los momentos previos al impacto. Con el nuevo sistema a instalarse, aseguran que el ferrocarril se detendría automáticamente ante la violación de la señal lumínica.

El proyecto de modernización de los ferrocarriles en Argentina es una larga cadena de frustraciones. Uno de los últimos eslabones ha sido, precisamente, el del intento de renovar los sistemas de señalamiento. En el año 2006 se adjudicó a la empresa Siemens la labor, pero apenas iniciada quedó paralizada. La actualización del sistema de control de barreras, señales y comunicaciones de los ramales Sarmiento y Mitre recién tuvo un nuevo intento tras la tragedia de Once, de la que se acaban de cumplir dos años y que costó más de 50 vidas. Tras la rescisión del contrato con Siemens, en agosto de 2012, se llamó a licitación internacional, en la cual llegaron a la etapa final dos ofertas: una que enlazaba a la firma Thales con el grupo Roggio, y la otra que asociaba a Alstom con Emepa. Pero el monto solicitado superaba ampliamente (entre un 60 y 80 por ciento), en ambos casos, lo presupuestado. Se declaró desierto el concurso y se decidió contratar a la firma china CRSC por un monto notablemente menor, comprometiendo además plazos más cortos de entrega.

La estrategia oficial en materia ferroviaria ha sido, en una primera etapa, desarrollar la tarea de renovación de vías y reparación de pasos a nivel. También se ejecutó una renovación parcial de coches, aunque el grueso del reemplazo de material rodante vendrá de la mano de la concreción del contrato de compra a China. Antes que estos nuevos coches estén disponibles, se procederá a la instalación del sistema de frenado automático en las unidades actualmente en servicio. El paso siguiente será renovar la totalidad del sistema de señalamiento, junto a la paulatina incorporación de las nuevas formaciones. Las que ya llegaron al país están entrando en período de prueba para empezar a prestar servicios en pocas semanas más. En forma complementaria, se avanza en alguna asociación con capitales extranjeros para la instalación de nuevos talleres ferroviarios (o recuperación de los desactivados) para atender las necesidades de un sistema renovado. Fuente: Página/12.

Nota sobre copyright

Queda prohibida la reproducción parcial o total del presente artículo salvo expresa autorización del autor. Para compartir la nota utilice el siguiente enlace:
 
  Utilice la combinación Ctrl+C para copiar el link
   
   

Utilidades

[Versión para imprimir]

Otras notas que pueden interesarte

Las clases B12 y B13 de los F.C. del Estado
El regreso de las brujas
Las General Electric Cooper del F.C. Belgrano
Locomotoras eléctricas del F.C. Urquiza (I)