Ferromodelismo
Ferromodelismo

Guía básica de ferromodelismo (VIII)

Esta serie de artículos pretende servir de guía para aquellos que desean iniciarse en el apasionante mundo del modelismo ferroviario y construir su propia maqueta o tendido de trenes en escala.

Por Andrés J. Bilstein
Publicada el 11-03-2014

[Viene de nota anterior...] Otro factor tanto o más decisivo para la correcta operación de nuestra maqueta es la correcta utilización de desvíos, donde nuevamente debemos buscar el equilibrio entre realismo y disponibilidad de espacio. Así, en todos los casos debemos procurar ubicar desvíos “largos” (o de menor ángulo) donde los trenes circulen a mayor velocidad (vías principales, por ejemplo) y desvíos “cortos” (los de mayor ángulo) en playas de maniobras, depósitos y vías secundarias donde la velocidad es reducida y necesitamos, además, ubicar más vías en un espacio reducido. Los desvíos de 15º o más pueden ser definidos como de pequeño radio, mientras que los menores a 12º son desvíos de gran radio, mucho más cercanos a la realidad y preferibles en cualquier caso. En los ferrocarriles reales no se utiliza el término “ángulo de desviación” sino la tangente de éste, que no es otra cosa que relación entre la distancia del eje de vía desviado y la longitud de su proyección ortogonal sobre el eje de vía recto. Así, se habla por ejemplo de desvíos de “1:9”, lo que significa que sobre una distancia de 9 metros la vía desviada se separa un metro de la recta. En ferromodelismo, habitualmente se utiliza sólo el número de la proporción hablando de desvíos número 6 (refiriéndose a la proporción 1:6) o número 4 (refiriéndose a la proporción 1:4), en todos los caso bastante alejados de la realidad.

¿Qué utilidad tienen, en la práctica, los diferentes ángulos de desvío? Los de radio pequeño reducen considerablemente la longitud de las estaciones, puesto que aumentan la longitud útil de las vías de andén. Pero son problemáticos para la circulación, además de producir un efecto visual desagradable.

Los desvíos de gran radio, por el contrario, son más atractivos desde lo visual y menos propensos a descarrilamientos. El problema, claro, es que ocupan más espacio y limitan el largo útil de las vías que conectan cuando se utilizan en playas de cargas y maniobras. Además, el corazón del cambio es también más largo, ocasionando problemas eléctricos.

Los desvíos en curva son muy importantes ya que suponen un gran ahorro de espacio, sobre todo cuando se ubican en un bucle de entrada a una estación. Si bien los que se ofrecen comercialmente son de radio bastante reducido, son preferibles a los cambios de 15º colocados en plena curva. [Seguir leyendo...] 

Nota sobre copyright

Queda prohibida la reproducción parcial o total del presente artículo salvo expresa autorización del autor. Para compartir la nota utilice el siguiente enlace:
 
  Utilice la combinación Ctrl+C para copiar el link
   
   

Utilidades

[Versión para imprimir]

Otras notas que pueden interesarte

Las Caprotti de posguerra
El bloqueo manual (I)
Las Alco RSD-35 del Ferrocarril Belgrano
Las Cockerill-Ougree del Roca