Historia
Notas de Historia

Coches Motor Drewry de trocha ancha

A fin de afrontar la creciente competencia del transporte automotor, la administración de los Ferrocarriles Sud y Oeste incorporó noventa y nueve vehículos autopropulsados de pequeño porte que se eternizaron en la memoria de ferroviarios y pasajeros.

Por Andrés J. Bilstein
Publicada el 21-12-2006

Promediando la década de 1930 el transporte automotor de pasajeros comenzaba a constituirse en un serio competidor del transporte ferroviario en viajes locales o de cortas distancias. La agilidad y el bajo costo operativo -por tratarse de vehículos de pequeño porte- le otorgaban considerables ventajas por sobre el transporte sobre rieles. Atento a la creciente competencia, en 1936 el Ferrocarril del Sud (cuya administración se había fusionado ya con el Bahía Blanca y Noroeste y el Ferrocarril Oeste) cursa a la Drewry Car Co. de Inglaterra una orden de compra por 99 coches motor diesel-hidráulicos para utilizar en servicios locales a lo largo su red. Se trataba de unidades simples equipadas con el probado motor Gardner 6LW de sies cilindros en línea y 102 HP de potencia, acoplado a una caja epicicloidal de cuatro velocidades por medio de un embrague hidráulico Vulcan Sinclair. El freno de vacío tipo Westinghouse se complementaba con dos frenos manuales de estacionamiento que se accionaba desde cualquiera de las dos cabinas de conducción con que contaban. El tanque de combustible, de poco mas de 360 litros de capacidad, le otorgaba una autonomía media de 600 kilómetros alcanzando una velocidad máxima de 77 kilómetros por hora.

Existían de estos coches cinco tipologías diferentes de acuerdo a las necesidades del servicio que debían prestar, diferenciándose en la distribución de puertas y ventanas pero compartiendo todas ellas el mismo aspecto exterior de formas redondeadas que le hicieron ganar el mote de “chanchitas”. Las unidades del denominado tipo “A” contaban con 39 asientos de segunda clase, un compartimento postal y otro para encomiendas, destinándose de éstos 26 coches al Ferrocarril del Sud, 7 al Ferrocarril Oeste y cinco al Bahía Blanca y Noroeste. Los del tipo “B” contaban con 38 asientos de primera clase careciendo de furgón. Se destinaron 20 coches al FCS, 9 al FCO y sólo uno al BBNO. El tipo “B1” estaba compuesto por sólo dos unidades con 28 asientos de primera clase, una diminuta cocina y servicio de buffet. Uno se destinó al FCS y el otro al BBNO. Del tipo “C” (con 20 asientos de primera clase y 24 de sgunda), 7 se destinaron al FCS, 6 al FCO y uno al BBNO. Por último, el tipo “D” estaba destinado al transporte de encomiendas y tráfico postal, destinándose 6 coches al FCS, 3 al BBNO y 6 al FCO. Luego de algunos años, éstos últimos fueron transferidos al FCS quien los equipó con asientos formando dos nuevas clases denominadas “B2” (con comodidades de primera clase) y “A1” con comodidades de segunda clase.

A fines de los años ‘60 la unidad número 453 fue convertida en coche oficial en los talleres de Remedios de Escalada incorporando tres pequeños camarotes y adicionado un baño y una cocina.

En el ferrocarril Sud/Roca fueron afectados a cubrir, entre otros, los servicios Temperley-La Plata, Bosques y Berazategui; Temperley-Brandsen-Altamirano; La Plata-Pipinas, Atalaya y Magdalena y La Plata-Brandsen, donde terminaron sus días. Por su parte, el Ferrocarril Oeste/Sarmiento los utilizó en los corredores Haedo-Mármol-La Plata, Moreno-Luján-Mercedes, Merlo-Lobos y otros ramales.

A mediados de los años ’50 algunos coches fueron transferidos a los Ferrocarriles Patagónicos para circular entre Comodoro Rivadavia-Colonia Sarmiento y Puerto Deseado-Colonia Las Heras. Una de estas unidades fue curiosamente reformada para ser utilizada en el transporte de carne, eliminando una cabina y reemplazando parte de su estructura por la caja térmica correspondiente.

Prestaron servicio hasta entrados los años ’70, cuando fueron finalmente reemplazados por los nuevos coches motor FIAT 7131, que en el decir popular heredaron de éstos su apodo de “chanchitas”.

Fuentes consultadas

  • Pignataro, M.A.,Tracción Diesel en revista El Expreso.
  • Revista ferroclub.

Nota sobre copyright

Queda prohibida la reproducción parcial o total del presente artículo salvo expresa autorización del autor. Para compartir la nota utilice el siguiente enlace:
 
  Utilice la combinación Ctrl+C para copiar el link
   
   

Utilidades

[Versión para imprimir]

Otras notas que pueden interesarte

Las incansables GT-22 (II)
Las General Electric Cooper del F.C. Belgrano
Los tranvías PCC del Urquiza
Las Caprotti de posguerra