Actualidad
Panorama

Transportistas de larga distancia se ponen en guardia frente al tren

En la Cámara Empresaria de Larga Distancia (Celadi) mostraron ayer su preocupación por el impulso que está tomando la recuperación del sistema de trenes, en particular frente a la decisión de establecer una tarifa para el viaje Rosario-Buenos Aires a casi la mitad del valor que actualmente cobran las compañía de ómnibus.

Publicada el 20-06-2014

El malestar fue exteriorizado por Gustavo Gaona, vocero de la entidad. Sus declaraciones se produjeron casi al mismo tiempo que el secretario de Transporte de la Nación, Alejandro Ramos, anunciaba el avance de los estudios para implementar un tren interurbano que realice el recorrido Rosario-Cañada de Gómez en una hora y diez minutos. Y que se evalúa un proyecto similar para un servicio a San Lorenzo (ver página 3).

El proceso de recuperación del tren se da también en el marco de una disputa económica y política en la región sobre cómo materializar la integración metropolitana, donde el transporte, junto a la recolección y depósito final de residuos, es uno de los temas que figuran en el podio de la agenda de debate entre los municipios y comunas del Gran Rosario. Y es uno de los puntos que más preocupa a las arcas locales.

El gobierno y las entidades que defienden el uso del sistema ferroviario señalaron que la decisión de subsidiar el boleto del tren Rosario-Retiro le vuelve al Estado a través de una baja de los costos por mantenimiento y ampliación de rutas y autopistas, de una disminución de la demanda sobre un esquema energético deficitario, por una reducción de accidentes y, al mismo tiempo, significa de algún modo una mejora de ingresos para los pasajeros.

También recordaron que con cualquier tipo de carga (la de pasajeros es una de ellas) el uso del tren tiene un costo de transporte sustancialmente inferior respecto de otros modos de locomoción, a excepción del barco.

El viaje Rosario-Retiro está previsto, una vez terminada la puesta a punto del ramal, que vaya con un convoy de 470 pasajeros (unos ocho colectivos, aproximadamente) y a 160 kilómetros por hora, para llegar en tres horas y media a Buenos Aires, según indicó días atrás el Ministro del Interior, Florencio Randazzo, mientras recorría el tren junto a las intendenta Mónica Fein. En ese marco, el funcionario aseguró que el pasaje costará "la mitad" que el valor que tiene hoy el ómnibus.

Integración. "No nos oponemos al regreso del tren", aseguró Gaona, ya que "en un país como la Argentina no se puede pensar que no haya un sistema de ese tipo o aviones y ómnibus".

"Sí vemos con preocupación es que, para instalar un nuevo medio de transporte, se implemente una política que elimine a otra", agregó.

Los empresarios de larga distancia recibieron en las dos últimas décadas el apoyo de los distintos gobiernos bajo diferentes políticas que alentaron un desarrollo y concentración del sector —en claro detrimento del sistema de trenes—, hasta que la tragedia de Once (febrero de 2012) llevó a modificar el esquema de subsidios al transporte en general, después de un primer intento de cambios que no prosperó.

Luego, Gaona consideró que "los sistemas de transporte tendrían que complementarse".

Y agregó: "Tanto el tren como el ómnibus tendrían que trabajar juntos con la intención de mejorar la conectividad entre Buenos Aires y Rosario, y no vemos que se esté haciendo. Es al revés y, por un rédito más político que por otra cosa, se quiere restablecer un servicio de trenes con muchos subsidios y eso termina afectando fuertemente al ómnibus".

Gaona aseguró luego que el servicio de ómnibus de larga distancia, "desde 2012, no tiene ningún tipo de subsidio".

"Por eso, no podemos competir contra el Estado. No nos preocupa que se instale un tren, es positivo. Pero criticamos que se diga que el pasaje costará la mitad que el de un ómnibus. Frente a eso, no tenemos posibilidad de competir. Si por un lado se mejora la conectividad por la vía férrea, pero por el otro se destruye al ómnibus, Rosario no estará más conectada con Buenos Aires. Estará igual o peor que ahora", detalló el vocero.

Opciones. Gaona sostuvo también que las empresas de colectivos "no se cerrarían" en caso de que el pasaje en tren cueste la mitad, "porque tienen más de una ruta".

"Lógicamente, la ruta Rosario-Buenos Aires es muy importante. Si el pasaje va estar a la mitad, es imposible para nosotros competir. No podemos competir con el Estado cuando dice que pondrá la tarifa a la mitad. Si se trabaja en conjunto se puede complementar los servicios", sentenció. Fuente: Diario La Capital (Rosario).

Nota sobre copyright

Queda prohibida la reproducción parcial o total del presente artículo salvo expresa autorización del autor. Para compartir la nota utilice el siguiente enlace:
 
  Utilice la combinación Ctrl+C para copiar el link
   
   

Utilidades

[Versión para imprimir]

Otras notas que pueden interesarte

Los eléctricos Japoneses del Sarmiento
El tranvia FM
GAIA: El progreso que no fue (I)
Aquellas Alsthom del Roca