Tecnologia
Tecnología

Señalamiento mecánico en Argentina (III)

Presentamos en esta nota una breve descripción de las características del sistema de señalamiento por medios mecánicos utilizado en nuestro país.

Por Andrés J. Bilstein
Publicada el 21-06-2014

[Viene de nota anterior...] Según indicamos en la segunda parte de esta serie, las señales de distancia tienen por objeto informar al conductor del tren la posición de las correspondientes señales de entrada, o bien de entrada y salida.

Las señales de entrada, salida o avanzada son señales absolutas de parada y se distinguen de las de distancia por tener sus brazos terminados en forma rectangular y la faja distintiva pitada de la misma manera.

Estos brazos ofrecen dos indicaciones: En posición horizontal o con luz colorada de noche indican “peligro” y en posición baja (inclinados a 45 grados) o con luz verde por la noche indican “vía libre”.

A fin de que su acción sea eficaz, estas señales deben estar convenientemente ubicadas con respecto a los cambios o agujas que deben proteger, para lo cual sirve como punto de guía, el lugar en que se ponen en contacto dos perfiles mínimos de obras, que recorren dos vías convergentes, denominado “cruzada tapada” o también “punto de libranza” (ver figura 2).

Las señales deben ubicarse de modo que permitan detener un tren sin obstruir el cambio, que puede ser utilizado para el pasaje de otro convoy, y sin que ofrezca las posibilidades de rozamiento entre ambos.

En la práctica no es posible ubicar las señales en el punto de libranza, pues debe considerarse el espacio que ocupa el poste del semáforo, cuando éste se coloca entre vías, lo cual obliga a colocar la señal un tanto más atrás.

Muchos otros factores intervienen en la ubicación de las señales, entre los cuales pueden citarse: el poco espacio entre vías, que obliga a buscar un sitio más alejado de la vía que protege, o la buena visibilidad por parte de los maquinistas y señaleros, la conveniencia de colocar dos o más brazos en un mismo semáforo, etc.

En la figura 3 se muestran algunos cambios y la correspondiente ubicación de las señales, con respecto al punto de libranza.

Debe tenerse en cuenta, que al demostrar los semáforos en los diagramas de señalización, éstos se dibujan inclinados en la misma dirección hacia donde marcha el tren cuya vía gobiernan, y que el sitio de su ubicación es aquel donde se encuentra el pie del semáforo.

Las señales de entrada son las primeras que encuentra el conductor de un tren, después de haber pasado la de distancia. Tienen por objeto autorizar el ingreso en las playas de las estaciones y proteger los trenes que se encuentran parados en las plataformas, o en las vías señalizadas de una estación o playa o empalmes.

Las señales de entrada indican además la dirección que debe tomar un tren en las bifurcaciones y en las entradas a las playas de las estaciones, puesto que deben indicar cada una de las rutas que se separan de la vía principal, para lo cual, no siendo muchas, se coloca un brazo por cada bifurcación o empalme (ver figura 4).

Puede suceder también que existan cambios lejanos que proteger, y sea necesario entonces colocar dos señales de entrada. En estos casos, llámase a la primera, o sea a la más lejana de la estación, señal primera entrada o señal adelantada y a la otra, señal segunda entrada o simplemente señal entrada (figura 5).

También puede colocarse señales de entrada adelantada en ciertos lugares que ofrecen mayor peligro, a fin de obtener doble seguridad, como sucede en los cruces a nivel con otras líneas ferroviarias o en los empalmes, pudiendo así aceptarse dos trenes simultáneamente, que pueden ser detenidos en la señal de entrada adelantada o sea fuera de la zona de peligro.

Señales de salida son aquellas que permiten al conductor de un tren salir de una estación, playa de maniobras, etc., dentro de las condiciones reglamentarias, según se trate de vía doble o de vía sencilla. En el primer caso, considerando un tren parado en una estación, después que ha sido autorizada la partida por el jefe de la misma (por medio de los toques de campana y ordenada la salida por el guarda por medio del silbato o la bandera o luz verde) la señal de salida autoriza al conductor a proseguir hasta la próxima señal de parada absoluta.

En los casos de vía sencilla, además de los requisitos de práctica enunciados en el párrafo anterior, el conductor del tren deberá estar munido también de la correspondiente autorización para ocupar la “sección de bloqueo” próxima, que consiste en el “palo staff” o bien en un “boleto de vía libre”.

De esto se deduce, que todo tren que se encuentre más allá de la señal de salida, está fuera del control del señalero, salvo que se trate de maniobras, para lo cual no debe bajarse la señal de salida.

En ocasiones es preciso controlar las maniobras y operaciones que se ejecuten en los cambios ubicados más adelante de esta señal, siendo necesario entonces, la colocación de otra señal de salida, que debe estar situada después del último cambio, en forma tal que permita efectuar las maniobras sin que sea necesario pasarla a peligro.

Esta señal recibe el nombre de señal de salida avanzada o simplemente señal avanzada. [Seguir leyendo...] 

Fuentes consultadas

  • Faggiani, H. Señalamiento y Telecomunicaciones.
  • Ferrocarriles Argentinos, Reglamento Interno Técnico y Operativo.

Nota sobre copyright

Queda prohibida la reproducción parcial o total del presente artículo salvo expresa autorización del autor. Para compartir la nota utilice el siguiente enlace:
 
  Utilice la combinación Ctrl+C para copiar el link
   
   

Utilidades

[Versión para imprimir]

Otras notas que pueden interesarte

Las Alco-Montreal FPD-7
Las General Electric Cooper del F.C. Belgrano
Los primeros eléctricos del Anglo
Las normas ABGS