Historia
Notas de Historia

Locomotoras eléctricas del Ferrocarril del Oeste

La construcción del túnel entre Once y Puerto Madero por parte del FCO motivó la incorporación de dos curiosas locomotoras eléctricas.

Por Andrés J. Bilstein
Publicada el 27-08-2014

La electrificación de las líneas suburbanas del Ferrocarril Oeste en la década de 1920 permitió solucionar en buena medida los inconvenientes derivados de la utilización de locomotoras de vapor para la tracción de los trenes de carga en el túnel que con una extensión apenas mayor a los cinco kilómetros une la estación Once de Septiembre con el puerto de Buenos Aires. Para tal fin fueron incorporadas dos locomotoras construidos en los Estados Unidos por las firmas The Baldwin Locomotive Works (bastidor, carrocería, bogies y elementos mecánicos) y Westinghouse Electric y MFG Co. (equipamiento eléctrico y neumático). Recibieron por parte del fabricante los números de serie 44123 y 44124, y por parte del FCO la identificación 2001 y 2002, formando la clase 31.

Contaban con dos bogies de dos ejes cada uno cuyos extremos exteriores conformaban dos amplios balcones desde los cuales se accedía a la locomotora mediante puertas ubicadas en los frentes. La captación de energía eléctrica podía realizarse desde una línea aérea de contacto mediante dos pantógrafos de considerables dimensiones ubicados en el techo, como así también desde el tercer riel mediante los correspondientes patines colectores ubicados en los bogies. El peso de cada locomotora era de poco más de 85 toneladas y la tracción estaba a cargo de cuatro motores de 230 HP.

Su puesta en servicio tuvo lugar en el año 1923, ocupándose de la tracción de trenes de carga entre las playas de Liniers o Caballito y Puerto Madero, vía túnel. También se las puedo ver en tareas de maniobras en las playas mencionadas y en el depósito de coches eléctricos de Castelar.

Originalmente lucían su cuerpo en color negro con filetes amarillos. Algunos años después recibirían el color naranja para la carrocería, manteniendo el color original en boguies y bajos.

Para solucionar el inconveniente que suponía la desenergización en los pasos a nivel (donde el tercer riel es interrumpido) debido a su corta longitud, a cada locomotora le fueron acoplados dos vagones de borde bajo equipados con patines colectores y vinculados eléctricamente mediante cables a la locomotora. Para asegurar la adherencia dichos vagones fueron lastrados con un cargamento de piedra partida sobre el que no tardaron en crecer pastos y malezas, otorgándole el ingenio popular el mote de “jardineras”.

A mediados de los años 60 la No. 2001 sufrió algunas averías que la dejarían fuera de servicio, convirtiéndose pronto en donante de repuestos para su gemela, que continuó algunos años más en actividad luciendo ya la decoración característica de Ferrocarriles Argentinos. Aparatada definitivamente de servicio en los años '70 fue resguardada en los talleres Liniers donde se fue deteriorando progresivamente hasta ser cedida en custodia al Museo Raúl Scalabrini Ortiz (Haedo) donde aguarda a salvo del olvido.

Nota sobre copyright

Queda prohibida la reproducción parcial o total del presente artículo salvo expresa autorización del autor. Para compartir la nota utilice el siguiente enlace:
 
  Utilice la combinación Ctrl+C para copiar el link
   
   

Utilidades

[Versión para imprimir]

Otras notas que pueden interesarte

La locomotora diesel eléctrica (I)
Trenes eléctricos del F.C. Central Argentino (I)
Las General Electric U-13C (II)
Locomotoras CNR-Dalian CKD