Historia
Notas de Historia

Las diesel experimentales del FCS (II)

Abordaremos en esta serie de notas los inicios de la tracción diesel eléctrica en nuestro país, impulsada por el prolífico Ing. en jefe del Ferrocarril del Sud, Pedro Celestino Saccaggio.

Por Andrés J. Bilstein
Publicada el 04-09-2014

[Viene de nota anterior...] Mientras avanzaban los ensayos con las dos primeras locomotoras (CM201 y CM202), y en vista del buen desempeño que estas experimentaban, se cursó un pedido a la firma Armstrong Whitworth & Co. por las dos primeras usinas móviles, que arribaron a la Argentina al final de 1930.

Identificadas como UE 1 y UE 2, cada una estaba equipada con un motor diesel Sulzer de 8 cilindros que desarrollaban 600 HP a 700 revoluciones por minuto. El generador principal fue provisto por Oerlikon y los motores de tracción por Metropolitan Vickers. Pesaban 92 toneladas en orden de marcha y el peso total del tren cargado era de 314 toneladas. Tenían un pony en cada extremo del "truck" y cuatro ejes fijos, dos de los cuales contaban con motores de tracción. Poseían un compartimiento de conducción en un solo frente ya que iban acoplados en forma semi-permanente a un juego de cinco coches, tres de primera clase (con 100 asientos cada uno) y otros tres de segunda clase (dos con 150 asientos y el restante con 120 asientos más un compartimento postal y de equipajes) que fueron construidos especialmente en los talleres del ferrocarril en Remedios de Escalada. Estos fueron una adaptación de diseños normalizados existentes, con una longitud total cercana a los veinticinco metros. Cada uno llevaba dos bogies de dos ejes, uno de los cuales contaba con su correspondiente motor eléctrico de tracción. El último coche del tren contaba un compartimento de conducción, asemejando su aspecto al de un tren eléctrico convencional.

La experiencia no tardó en dar cuenta de su éxito. A la destacada ventaja de correr una formación con cabina en ambos extremos (lo que limitaba el tiempo muerto que demandaba el cambio de extremo de la locomotora titular) se sumaba su mayor capacidad de aceleración, que sin embargo no solía aprovecharse completamente debido a la necesidad de adecuarse a los diagramas de los trenes convencionales remolcados por locomotoras de vapor. Si bien estaban preparados para correr en múltiple como un tren de diez coches con una usina móvil en cada extremo, rara vez se usó tal configuración y corrieron incansablemente en la vía Quilmes hasta mediados de la década de 1940. [Seguir leyendo...] 

Fuentes consultadas

  • Purdom, D.S., British steam on the pampas.
  • Memorias del Ferrocarril del Sud.

Nota sobre copyright

Queda prohibida la reproducción parcial o total del presente artículo salvo expresa autorización del autor. Para compartir la nota utilice el siguiente enlace:
 
  Utilice la combinación Ctrl+C para copiar el link
   
   

Utilidades

[Versión para imprimir]

Otras notas que pueden interesarte

Los tranvías serie 3700 del Ferrocarril Urquiza
Coches Motor Drewry de trocha ancha
Las curiosas Sentinel Cammell del Midland
Los coches motor Ganz simples del Belgrano