Historia
Notas de Historia

Las Alco-Montreal FPD-7

Construidas por una subsidiaria canadiende de la prestigiosa casa americana ALCo, son una muestra cabal de confiabilidad y rendimiento.

Por Andrés J. Bilstein
Publicada el 23-06-2015

La creación de la Empresa de Ferrocarriles del Estado Argentino (E.F.E.A.) en 1956 tuvo como uno de sus objetivos prioritarios atender el deterioro que presentaba el sistema ferroviario en general reduciendo el creciente déficit operativo. Para alcanzar tales objetivos, entre otras medidas, se decidió avanzar en el reemplazo del vapor por la más moderna (y económica) tracción diesel eléctrica, contemplando la adquisición de cien locomotoras de este tipo que fueron provistas en cantidades iguales por cuatro diferentes fabricantes: Alsthom, General Electric, General Motos y Alco. Esta última transfirió la orden a su subsidiaria Montreal Locomotives Works (Canadá) y correspondía al modelo de exportación DL-500, que había sido ensayada con satisfactorios resultados en los ferrocarriles españoles.

Se trata de locomotoras de primera generación con dos cabinas de conducción (notoriamente disímiles entre sí) propulsadas por un motor Alco 251-B de doce cilindros en V, ciclo de cuatro tiempos y 1950 HP de potencia bruta. Con un peso total de 107 toneladas en orden de marcha, disponían de 1800 HP al gancho y podían alcanzar una velocidad máxima de 120 km/h.

Llegaron a nuestro país luciendo una llamativa decoración en colores bordó, con bandas amarillo mostaza, sectores en blanco, franjas gris plata y filetes negros, al igual que bastidor, bogies y bajos. En los frentes y laterales lucían, en color amarillo, el número correspondiente a cada unidad, que ocupó la serie 5551 a 5575.

Con base en el Depósito de Alistamiento Diesel Eléctrico Rosario (DADER) y Pérez como taller de reparaciones generales, comenzaron su actuación en el corredor Retiro – Rosario (alcanzando eventualmente Córdoba) a cargo de los más importantes trenes de pasajeros de la línea Mitre, entre los que podemos mencionar al “Rayo de Sol”, “El serranoche”, “El comechingones” o “El Rosarino”. Tampoco resultó extraño, cuando las necesidades de tráfico lo requerían, encontrarlas remolcando algún tren de carga.

A fines de los años ’60 todas las FPD-7 fueron transferidas al Ferrocarril Gral. San Martin (que había transferido al Roca las General Electric U-18C) para ser empleadas en la corrida de trenes petroleros entre Luján de Cuyo y San Lorenzo y entre Malargüe, Pedro Vargas y Mendoza. La exigencia del trabajo sumada a falta de repuestos motivó que hacia principios de la década de 1970 casi la totalidad del parque estuviera fuera de servicio. Entre 1974 y 1975 talleres Pérez recuperó más de la mitad del parque, reintegrándolas al servicio. Renumeradas 8401 a 8425, fueron diagramadas a la cabeza de los principales trenes de pasajeros entre Retiro, Mendoza y San Juan hasta 1978/79. Para entonces, además, habían recibido la decoración más clásica de Ferrocarriles Argentinos en colores bermellón, amarillo y techo bordó y ajos en negro.

Con el correr de los años –y a excepción de la Nº 8424- todas fueron modificadas en su aspecto eliminándose los refuerzos y remaches laterales de la carrocería al igual que el sistema de persianas de de ventilación, instalándose en algunas mecanismos similares retirados de sus pares Alco RSD-16. Buscando mejorar la ventilación del motor diesel, en otras unidades se colocaron tomas de aire para ventilación forzada sobre el techo. Además, a casi el total del parque le fueron retirados los comandos de la cabina auxiliar para ser utilizados como repuestos del comando principal.

La década de 1980 resultaría nuevamente crítico para estas locomotoras, ya que una vez más la falta de repuestos dejó un buen número fuera de servicio sirviendo como donantes de partes para las Alco RSD-16. Las pocas que quedaban en servicio siguieron corriendo con cargas, e incluso en el verano de 1990 se las pudo ver a cargo de algunos servicios de pasajeros de larga distancia como “El sanrafaelino”.

Tras la concesión de los servicios de carga a operadores privados talleres diesel Mendoza reacondicionó algunas unidades, que siguieron operando en la zona Mendoza luciendo las distintas variantes cromáticas de la empresa concesionaria (América Latina Logística).

En la actualidad sólo tres permanecen en servicio (8402, 8406 y 8417), en regular estado de conservación, cargando en sus espaldas casi seis décadas de historia ferroviaria.

Fuentes consultadas

  • Pignataro, M.A. Traccion Diesel en Revista El Expreso No. 9.
  • Manual de operación de la locomotora.
  • Documentación técnica de Ferrocarriles Argentinos.

Nota sobre copyright

Queda prohibida la reproducción parcial o total del presente artículo salvo expresa autorización del autor. Para compartir la nota utilice el siguiente enlace:
 
  Utilice la combinación Ctrl+C para copiar el link
   
   

Utilidades

[Versión para imprimir]

Otras notas que pueden interesarte

Los trenes diesel Ganz Bariloche
Locomotoras eléctricas del Ferrocarril del Oeste
Los tranvías serie 3700 del Ferrocarril Urquiza
Aquellas Alsthom del Roca