Historia
Notas de Historia

Las General Electric U-13C (I)

Dueñas de una figura menuda y prestaciones modestas, debieron asumir algunos de los servicios más exigentes en las trochas media y ancha de los ferrocarriles argentinos.

Por Andrés J. Bilstein
Publicada el 24-08-2015

El gobierno constitucional que asumió la dirección de nuestro país en 1958 se encontró con un complejo cuadro en materia ferroviaria. En los diez años transcurridos desde la nacionalización no se habían tomado acciones efectivas por revertir el deterioro de la infraestructura y el material rodante, por lo que se dispuso encarar un programa de modernización que, entre otras medidas, preveía la incorporación masiva de locomotoras diesel con miras a reducir el costo operativo que representaba el parque de locomotora de vapor existente. En ese marco se cursaron, durante los años siguientes, diversas órdenes de compra que alcanzaron a distintos fabricantes americanos y europeos procurando celeridad en la entrega aunque en desmedro de la estandarización del parque. El caso que en esta nota nos ocupa corresponde a 70 locomotoras de 1300 HP de potencia para las trochas ancha y media (en cantidad de 45 y 25 respectivamente) pertenecientes a la línea “Universal” de General Electric, que algunos años antes había colocado en nuestro país el modelo U-12 para las trochas media y métrica.

Descripción

Se trata de locomotoras tipo “road switcher” y rodado tipo Co-Co equipadas con un motor Cooper Besemer modelo FDL - 8V de 12 cilindros y 1420 HP de potencia, acoplado a un generador General Electric modelo 5GT-581-C3 de 955 Kw que alimenta seis motores de tracción de la misma marca modelo 5GE-761-A3 de 240 HP brutos cada uno. Con un peso en servicio de 84,3 toneladas registraban un esfuerzo de tracción inicial de 24.018 kg y un esfuerzo de tracción continuo de 23.114 Kg.

En la trocha media

Fueron destinadas a la corrida de trenes de pasajeros y carga por la vía principal. Sin embargo, la frágil infraestructura en algunos sectores de la Mesopotamia limitó durante muchos años su utilización. Para subsanar el hecho a algunas unidades les fueron retirados dos de los seis motores de tracción y les fue limitada la capacidad del tanque de combustible.

Durante la segunda mitad de la década de 1970 dos locomotoras de esta serie fueron transferidas al F.C. Gral. Belgrano y otras diez al F.C. Gral. Roca para reforzar los servicios suburbano, aunque resultaron inadecuadas debido a la menor capacidad del exhaustor. Finalmente ocho de ellas volvieron al Urquiza y las dos restantes (6971 y 6974) quedaron definitivamente en la trocha ancha.

A fines de 1995, además, la concesionaria Transportes Metropolitanos Gral. Belgrano (TMB) adquirió a Ferrocarriles Argentinos residual otras dos unidades que habían pertenecido originalmente al Urquiza (6960 y 6967) para prestar servicio en los corredores Buenos Aires – Gonzalez Catán y Puente Alsina – Marinos del Crucero Gral. Belgrano identificadas como F624 y F625. [Seguir leyendo...] 

Nota sobre copyright

Queda prohibida la reproducción parcial o total del presente artículo salvo expresa autorización del autor. Para compartir la nota utilice el siguiente enlace:
 
  Utilice la combinación Ctrl+C para copiar el link
   
   

Utilidades

[Versión para imprimir]

Otras notas que pueden interesarte

Los Lacroze suburbanos (primera parte)
Locomotoras eléctricas del F.C. Urquiza (I)
El tranvia FM
Señalamiento mecánico en Argentina (I)