Historia
Notas de Historia

Los Tafí Viejo de El Capillense

Fueron fabricados especialmente en los talleres de la provincia de Tucumán para un emblemático tren del Ferrocarril Belgrano.

Por Alejandro D. Moscaro
Publicada el 17-01-2016

Los talleres ferroviarios Tafí Viejo situados en la provincia de Tucumán, comenzaron a producir coches de pasajeros carrozados en madera desde aproximadamente comienzos de la década de 1910 destacándose, por ejemplo, los tres vehículos del tren presidencial de trocha métrica construidos en 1912. Así, muchas unidades tuvieron origen en dichos talleres, incluyendo también algunos para la trocha ancha.

Ya en la época de los coches con carrocería metálica, produjeron diferentes tipos, como por ejemplo para 2º clase (luego llamada Turista), Primera clase, furgones, comedores, dormitorios, coches pagador, de inspección y dos distintas series para los servicios locales de pasajeros para el corredor Retiro-Villa Rosa que más tarde fueron transferidos a la zona Buenos Aires, y sobre los que tratamos en una nota anterior.

Pero lo que fue algo totalmente distinto fue una serie de lujosos vehículos de pasajeros con carrocería metálica, producida entre 1948 y 1955, con un alto equipamiento de confort como aire acondicionado (frío/calor), asientos confortables, bogies de tres ejes y una longitud poco común para la trocha métrica.

Los modernos “Capillenses” -también conocidos con el apelativo de “embarazados” en la jerga ferroviaria por sus pronunciadas curvas laterales- hicieron su primer servicio experimental el 6 de enero de 1951 teniendo como pasajeros, exclusivamente a miembros de la prensa y funcionarios del ferrocarril, cubriéndose así por primera vez con estos coches, el trayecto entre Retiro (Ciudad de Buenos Aires) y Capilla del Monte en Córdoba.

Evidentemente, y de acuerdo con las fechas de fabricación, al momento de realizarse el citado viaje experimental aún no se había completado la producción de la totalidad de los vehículos. Días más tarde, concretamente el 13 de enero de 1951, tuvo lugar el primer viaje del servicio público tarifado partiendo desde Retiro, con destino Capilla del Monte.

La primera decoración que lucieron fue la totalidad de las carrocerías de color marrón (incluyendo sus techos), con una serie de filetes decorativos en color blanco, pasando años más tarde a lucir algunos coches, una de las decoraciones que ostentó con exclusividad la Línea Belgrano, es decir, carrocería en color celeste muy claro, con una banda ancha en color azul a la altura de las ventanillas laterales y delgados filetes de igual color, por encima de debajo de la banda azul, con el techo color ocre, hasta que posteriormente pasaron al color marrón, primeramente con el techo color ocre y luego plateado.

En la práctica, los coches “Capillense” no se usaron durante mucho tiempo en el tren del mismo nombre, ya que marchó poco después con otros vehículos diferentes. Además, cuando corría con los coches embarazados, no necesariamente la totalidad del tren estaba integrada únicamente por estas pesadas unidades de tres ejes.

Lamentablemente no existen registros completos con la cantidad exacta de coches que se fabricaron, pero de todas formas, se estima que la cantidad total rondó los 15.

Por ejemplo, se produjo en 1950 un coche enteramente comedor, identificado como C 5.813, que disponía de 80 asientos y tenía un peso de 54.000 Kg.

Hubo también dos coches cocina fabricados entre 1950 y 1955, numerados CC 5615 y 5616 con un peso de 52.000 Kg. Tampoco faltaron los de Primera clase, 8 en total, fabricados entre 1948 y 1954 numerados P 4.200 al P 4.207 que pesaban 56.500 Kg.

Otra de las unidades fue un coche comedor con cocina, de 48 asientos, identificado como CK 5.042, dos furgones numerados F 1.340 y F 1.050 (o tal vez se trató de uno solo posteriormente renumerado) un coche cocina y muy posiblemente algunos se Segunda clase, de los cuales no hay datos, de igual que otro vehículo identificado como C 5.800 que no es un comedor.

En lo que respecta a sus bogies de tres ejes, originalmente sus laterales eran de planchuela de chapa de hierro lisa, pero después se los modificó haciéndoles unos recortes para alivianar peso y tiempo más tarde, se les reemplazaron los espirales helicoidales de la suspensión indirecta por ballestas de elásticos.

Tren Pediátrico Sanitario

La Fundación ALMA se ha dedicado a recorrer las regiones carentes del país para atender las necesidades de salud de los habitantes más necesitados e imposibilitados de contar con un servicio de medicina privada, o por vivir lejos de los centros de salud pública. Obviamente, su tarea se realiza trasladándose en los mencionados lugares, a la vera de la trocha métrica ferroviaria.

Para concretar su objetivo, la Fundación ALMA dispone de tres coches Tafí Viejo “Capillenses”, los que una vez quitados del servicio púbico regular de pasajeros, fueron modificados y adaptados en los talleres donde fueron construidos. Este tren está equipado como si se tratase de un pequeño hospital rodante, con quirófanos, sala de radiografías, consultorios, servicio de odontología, etc.

Se trata de las coches números E 1.670; E 1.671 y E 1.672 que iniciaron sus nuevas prestaciones como tren sanitario en 1979, servicio que desempeñaron hasta ahora, pero que en breve serán reemplazados por otros tres más modernos, provenientes de los servicios locales de pasajeros de la Línea Belgrano Sur. A excepción de estos tres últimos, no queda en servicio ninguna unidad de este tipo.

Nota sobre copyright

Queda prohibida la reproducción parcial o total del presente artículo salvo expresa autorización del autor. Para compartir la nota utilice el siguiente enlace:
 
  Utilice la combinación Ctrl+C para copiar el link
   
   

Utilidades

[Versión para imprimir]

Otras notas que pueden interesarte

Los primeros eléctricos del Anglo
Coches Motor Drewry de trocha ancha
Los eléctricos Japoneses del Mitre
Locomotoras eléctricas del Ferrocarril del Oeste