Actualidad
Panorama

Cinco películas inolvidables sobre trenes

Clásicos que merecen verse… y volverse a ver.

Publicada el 21-12-2016

El maquinista de La General (1926): protagonizada por una de las grandes estrellas del cine mudo, el genial Buster Keaton, la película cuenta las desventuras de Johnnie Gray, un despistado maquinista que, en medio de la guerra civil norteamericana (o guerra de Secesión), debe luchar contra un grupo de soldados nordistas para recuperar su locomotora y a su novia, la bellísima Annabelle Lee. Basada en una historia real ocurrida en 1862, Keaton logra una efectiva comedia con toques dramáticos sin perder su eterna seriedad (tan diferente al gesto pícaro y tierno de su contemporáneo Chaplin). Aquí puede disfrutarse el film completo: El maquinista de la General.

Alarma en el expreso (1938): perteneciente a la primera etapa de Alfred Hitchcock, poco antes de su viaje y radicación definitiva en Norteamérica, esta película muestra el gran talento del director británico para crear suspenso e inquietud en el público: un grupo de viajeros que regresa a Londres debe detenerse una noche en un pequeño pueblo, allí desaparece la señorita Froy, una anciana institutriz, pero nadie parece darse cuenta del hecho… solo Iris Henderson, quien intentará descubrir que paso y porque todo el mundo se niega a escucharla.

Asesinato en el Orient Express (1974): basada en una de las novelas más populares de Agatha Christie, la película narra cómo el pequeño detective belga Hércules Poirot intenta desentrañar la misteriosa muerte del millonario norteamericano Samuel Edward Ratchett. El inmenso Sidney Lumet supo, como Hitchcock, aprovechar la mística del tren y el maravilloso entorno que atraviesa para potenciar la personalidad y la narración de cada uno de los sospechosos, personajes interpretados por un elenco verdaderamente estelar que incluyo a Richard Widmark, Ingrid Bergman, Jacqueline Bisset, Sean Connery, John Gielgud, Vanesa Redgrave y Lauren Bacall. Por esta película, Bergman ganó su tercer (y último) premio Óscar.

Runaway Train (1985): este pintoresco film narra el escape de dos presos de una cárcel de máxima seguridad en Alaska. Jon Voight y Eric Roberts comienzan como hombres duros y despiadados pero, a medida que enfrentan problemas cada vez mayores (un tren que no saben manejar, la brutalidad de un clima tan bello como extremo, policías decididos a romper la ley solo por atraparlos…) adquieren el mismo status mítico de otros grandes personajes del cine épico, antihéroes cuya grandeza radica, precisamente, en su negación a rendirse pase lo que pase, realizando un homenaje implícito, con su mezcla de humor y violencia, al Butch Cassidy y Sudance Kid encarnados por Paul Newman y Robert Redford.

Tren Nocturno a Lisboa (2013): un tímido y rutinario profesor encarnado por el siempre eficiente Jeremy Irons decide, luego de toda una vida de conformismo, tomar un tren a Lisboa para conocer al autor de un libro que parece tener las respuestas a todas las preguntas que llevan años atormentándolo; gracias a ese viaje, entenderá la importancia de salir de su zona de seguridad, vivir nuevas experiencias y, especialmente, arriesgarse por aquello que quiere/cree. Cablevisión ofrece la oportunidad de ver este film cualquier día de la semana en su plataforma virtual: Cablevisiónplay. //Articulo patrocinado.

Nota sobre copyright

Queda prohibida la reproducción parcial o total del presente artículo salvo expresa autorización del autor. Para compartir la nota utilice el siguiente enlace:
 
  Utilice la combinación Ctrl+C para copiar el link
   
   

Utilidades

[Versión para imprimir]

Otras notas que pueden interesarte

El tranvia FM
El bloqueo manual (I)
Los tranvías PCC del Urquiza
Las clases B12 y B13 de los F.C. del Estado