Transbordo en Escalada

Transbordador Remedios de EscaladaAllá por el año 1991 (cuando Ferrocarriles Argentinos había entrado ya en su ocaso irreversible) visitamos con mi viejo el taller de Remedios de Escalada merced a la intervención de un alto jefe del mismo que con atenta consideración había accedido a nuestro pedido. De las numerosas atracciones que encontré en aquella recorrida me llamó particularmente la atención una suerte de puente ubicado más allá del enorme galpón de coches que se desplazaba en forma transversal a las vías permitiendo desplazar un vehículo de una vía a otra del mismo sin necesidad de complicadas maniobras por las vías de la playa interna. La tracción de la “mesa de transbordo” o “transbordador” (tal la denominación de aquella ingeniosa solución) era eléctrica y contaba con un malacate de fricción que posibilitaba posicionar sobre él un vehículo con la sola intervención de un operario. Días atrás Jorge Faye compartió fotos de aquel transbordador y enseguida trajo a mi memoria aquella visita, aunque yo no tuve como él la fortuna de verlo en funcionamiento.

Ubicación del transbordador en los talleres

Transbordador Remedios de Escalada

Transborador Remedios de Escalada

Pocos años después de aquella visita llegaría la concesión de los servicios ferroviarios a empresas privadas y con ello una racionalización “de hecho” de todo tipo de instalaciones, lo que significó la desaparición del transbordador a manos del soplete oxiacetilénico.
Cabe mencionar que el de Escalada, por supuesto, no fue el único transbordador en instalaciones ferroviarias de nuestro país: otras grandes talleres contaron con elementos de este tipo, pudiendo citar como ejemplo Liniers, Junin e incluso los hoy desaparecidos talleres Riachuelo de la CGBA. Estos últimos, vale mencionar, se desplazaban por una suerte de foso que permitía reducir el desnivel entre las vías de playa y la vía de la propia mesa, facilitando las maniobras de ascenso y descenso de los vehículos (foto al pie).

2 pensamientos en “Transbordo en Escalada

  1. Por suerte existen personas que razonan, ahora esperemos se tenga en cuenta tan apropiada e inteligente sugerencia de este Señor con sentido común y sin intereses pecuniarios, dado que en nuestro querido País quedan pocas personas que quieran de verdad nuestro acerbo ferroviario. Vuelvo a repetir que es una observación digna de elogio…..

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*