Sesquicentenario del BAPE

Traza del F.C. a la Boca y BarracasSi bien la historia ferroviaria de nuestro país es, por su amplitud, rica en fechas conmemorativas, algunas –quizás por su lejanía en el tiempo- suelen pasar desapercibida hasta que alguien nos llama la atención al respecto. Así lo hizo José Luis Frías, quien nos recordó que un día como hoy –en el año 1865- el “Ferrocarril a la Boca y Barracas” inauguraba su línea principal entre la terminal Venezuela y la estación Tres Esquinas, en el pueblo de Barracas en la actual intersección de las calles OsvaldoCruz y Montes de Oca. Algún tiempo después la terminal fue desplazada a la estación Central (ubicada la actual intersección de la Av. Paseo Colón y la calle Bartolomé Mitre) y, tras cruzar el Riachuelo, extendió la vía principal al pueblo de Ensenada cambiando su denominación por “F.C. Buenos Aires a Puerto Ensenada”. Antes de culminar el Siglo XIX el Ferrocarril del Sud adquirió al F.C.B.A.P.E. poniendo fin a la historia independiente de esta curiosa empresa que proveyó la primera comunicación entre la Ciudad de Buenos Aires y la flamante capital Bonaerense en 1882. (Agradecimiento a José Luis Frías por el recordatorio y la información gráfica que ilustra este post).

Tren del FCBAPE corriendo por el viaducto sobre el Rio de la Plata.

Planos para descargar gratuitamente

Planos coches Materfer En Portal de Trenes estamos preparando nuevas producciones editoriales para seguir divulgando la historia de los ferrocarriles argentinos. Mientras tanto, como adelanto, te obsequiamos dos planos a todo color listos para imprimir, correspondientes a los coches Materfer clase turista y clase única, ambos de trocha ancha, que formarán parte de una de nuestras próximas obras. Para descargarlos basta con hacer clic sobre los enlaces de abajo (la descarga comenzará automáticamente, podés comprobarlo en la barra de progreso de descargas de tu navegador).
[Descargar plano del coche Clase Turista]
[Descargar plano del coche Clase Única]

Breves: Ferrocarril del Norte

El Ferrocarril del Norte de Buenos Aires fue la segunda línea ferroviaria de la República Argentina. Comenzó a funcionar el 7 de diciembre de 1862 desde la estación Plaza del Retiro hasta el pueblo de Belgrano (en aquel tiempo un suburbio de la ciudad), y fue prolongado hasta Tigre en el delta del Río Paraná en febrero de 1865. Unos años más tarde se extendió la línea hasta la vieja Estación Central, donde terminaban los rieles del F.C. Buenos Aires a Ensenada (cerca del actual emplazamiento de la Casa de Gobierno)

El día que el tren salió de la estación

Eran 700 toneladas de hierro que habían recorrido sin frenos los últimos 2.000 metros y aunque su velocidad era ya de 38 km/h, por inercia la tromba era imparable; arrasó con los gruesos quebrachos plantados al extremo de los rieles, destrozó la mampostería del andén, abriendo un ancho surco, y atravesó la estación del Ferrocarril Mitre, en medio del estruendo y la polvareda. La locomotora quedó sobre la calle Corrientes, frente a la plaza Alberdi.
Eran las 10.10 del lunes 1 de febrero de 1965. El tren se llamaba “El Aconquija” y venían 726 personas de Buenos Aires. El inspector Nicolás Vicente Antonelli advirtió, a la altura de Muñecas, que iban demasiado fuerte. Fue a la locomotora, vio que iban a 100 km/h. y le preguntó al maquinista Babil Nuin qué pasaba. “No funcionan los frenos”, le contestó. “Me quedé mudo. A esa velocidad, la desesperación era lógica. Ibamos a reventar la estación y los coches, de seguro, tenían que montarse unos con otros”.
Antonelli hizo que se pusiera frenos en contramarcha en los 17 vagones. “Eran todos los vagones peleando contra la máquina”, dijo. Al llegar a la estación había disminuido la velocidad a 38 km/h, pero todo hacía pensar en la tragedia.
Un boletero, afuera, había pedido serenamente a las 300 personas que hacían cola para comprar pasajes que se ubicaran a los costados de los andenes. La locomotora pasó entre las dos filas de gente, se tragó parte de un quiosco de cafetería, golosinas y cigarrillos, parte de la boletería y la sala de encomiendas, salió por la puerta de entrada, derribó una columna, descendió las escaleras y se detuvo a pocos metros de la plaza Alberdi.
Antonelli cumplía 50 años. En una entrevista que le hizo LA GACETA en 1977 contó que festejó su cumpleaños en la comisaría 3a. “Mi Elsa me llevó la comida. La pobre, se imagina, había pensado que era una fiesta”. Y sí. Fue el accidente más raro de la historia ferroviaria argentina, porque pudieron morir cientos de personas y no hubo ni heridos. Apenas se encontraron debajo de un vagón un par de zapatos de mujer que saltaron de una valija.
“Yo tenía tan sólo cinco años, llegaba un tío de Buenos Aires. Algunas personas se acercaron a los que estábamos cerca de la vía y con mucha tranquilidad nos dijeron que nos pusiéramos a los costados bien pegados a la pared, pero sin decirnos lo que pasaba. Lo gracioso fue cuando baja mi tío del tren y ve de la forma que lloraba mi madre, y le dice ’ya está hermana no te emociones tanto por verme’”, recordó en LAGACETA.com la forista paula54 (Fuente: La Gaceta)