San Luis: Un atentado al Bien Común

San Luis CiudadPor Jorge de Mendonça. Los acertados dictámenes de la Corte Suprema de Justicia Bonaerense sobre los derechos de Municipios y Provincia sobre los terrenos ferroviarios fueron muy claras (Y quienes los aplicaron pudieron demostrar su viabilidad).
Cualquier comercio o industria que se instala dentro de un predio ferroviario debe someterse a las mismas reglas e impuestos que cualquier vecino en un predio no ferroviario. En ellos corren las habilitaciones, las inspecciones, las Tasas y los Impuestos, pero no pueden imputar ni trenes ni instalaciones comunes al fin ferroviario.
El Poder de Policía del Municipio tiene un solo límite, que es no impedir la ejecución del bien común. Es decir, se puede clausurar la ventanilla de venta de pasajes, pero no se puede impedir que los pasajeros asciendan al tren o que el tren siga su marcha. Puede multarse a la empresa por alguna acción de sus trenes y denunciarse ante las Autoridades Ferroviarias sobre ello, pero no impedir la libre circulación de los trenes.
Eso es lo contrario de la acción que se está realizando en San Luis Capital. Más allá de las sanciones de la Corte Suprema de Justicia Provincial o las salvedades recientes de la Corte Nacional, la eliminación de la posibilidad de circulación libre y en forma segura de los trenes de carga o pasajeros a lo largo de la ciudad, constituye un impedimento al Bien Común que consituye por caso, el que un tren que conecta Villa Mercedes con Mendoza ya no pueda hacerlo y, ni aunque mediara una compensación al Estado Nacional de, quizá, 60 millones de dólares para construir la vía alternativa, ese impedimento al desarrollo del Bien Común seguirá existiendo, pues la estación ferroviaria para los puntanos de la Capital de San Luis no estará a menos de 7 o 10 Km de cualqueira de sus casas, comercios, hoteles o industrias.
No puedo alcanzar a comprender porqué tal magnitud de ignorancia o desprecio hacia el futuro de nosotros, nuestros hijos y nuestros nietos, cuando la circulación del ferrocarril depende más de que esté libre la traza de que las propias vías existan.
No puedo alcanzar a comprender como es que a ningún Ingeniero, Arquitecto, Urbanista, Maestro Mayor de Obras, Albañil o Dirigente Político de San Luis Capital, no se le ha ocurrido que con un poco de ingenio, esa misma avenida rápida podría construírse en armonía con la urbanidad, los cruces bajo, sobre o a nivel con el ferrocarril y el funcionamiento de futuros trenes de pasajeros de larga, media y corta distancia (¿Porqué no urbanos también?).
No puedo alcanzar a entender porqué han establecido hoy, en el Siglo XXI, cuando los gurúes de Defensa de los Estados Unidos demuestran que las fuerzas armadas de ese País deben convertir su gestión de energía a fuentes renovables en 2030, que San Luis Capital Jamás podrá restituir los trenes de pasajeros de todo tipo. Es más, esto constituye un impedimento al Bien Común a futuro: Pues no se podrá ahorrar la energía que ya está escaseando, pues por San Luis Capital…solamente se podrá pasear en automóvil particular.