Dietrich anunció la desregulación del transporte ferroviario de cargas

309

El ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, presentó en la Bolsa de Rosario el avance del sistema de open access (acceso abierto) de ferrocarriles con miras a “hacer más competitivo el sistema, bajar los costos logísticos para los productores y diversificar el tipo de carga que hoy transporta el tren”. El open access -que implica una suerte de desregulación del uso de la infraestructura para que distintos operadores puedan usarla pagando lo que fije el Estado- es un reclamo que venían realizando distintos sectores empresarios  y estará vigente a partir de 2023, acompañado -aseguran- por una inversión de US$ 8800 millones de parte del Estado para renovar 9.850 kilómetros de vías.

En la reunión con Dietrich estuvieron representantes de las principales exportadoras del país, concesionarios de trenes de carga y referentes del sector empresario. A comienzos de año el presidente de la Bolsa de Comercio de Rosario, Alberto Padoan, le planteó al ministro de Agroindustria, Luis Miguel Etchevehere, la necesidad de avanzar en el tema.

Cuando en 2015 se sancionó la ley de “recuperación del sistema ferroviario” se incluyó el sistema de “acceso abierto” y regulado por el Estado, pero la norma nunca fue reglamentada y no se avanzó en la modalidad.

En tres años (2021) comienzan a vencer las actuales concesiones de los corredores de carga y es la oportunidad que procura aprovechar el Gobierno para modificar el sistema de explotación y pasar del actual al esquema de acceso abierto. Las principales operadoras de carga son Nuevo Central Argentino (de Aceitera General Deheza), Ferrosur Roca y Ferro Expreso Pampeano (Techint).

Dietrich explicó que se prorrogarán dos de las concesiones (las primeras que vencen) con los actuales operadores y, cuando termine la tercera, comenzará la migración hacia el nuevo sistema.

Con el nuevo sistema de operación más las inversiones, se proyecta quintuplicar el potencial de carga del sistema ferroviario para 2031: en 2015, en uno de sus puntos históricos más bajos, el tren de cargas transportó 18,4 millones de toneladas, y en los próximos años se proyecta llevar la capacidad del sistema a 97,9 millones, incrementando de esta manera no sólo la cantidad de carga en toneladas sino además la variedad de productos y las condiciones operativas para ampliar el volumen, beneficiando tanto a la agroindustria como la construcción, los productos con origen y destino Vaca Muerta, y las cargas en general.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here