Las Cockerill-Ougree del Roca

688

El buen desempeño demostrado por las Baldwin-Lima-Hamilton incorporadas en 1953 al Ferrocarril General Roca impulsó a las autoridades del Ministerio de Transporte a propiciar la incorporación de un nuevo lote con el fin de reemplazar la tracción vapor en los corredores Plaza Constitución – Bahía Blanca, Tandil y ramales. Sin embargo para ese entonces la citada firma americana había cerrado su producción, por lo que la compra recayó en una licenciataria de aquella, la firma Cockerill Ougree de Seraing (Bélgica).

Aunque similares en su aspecto técnico, estas 50 locomotoras (modelo 2R-616-E) presentaban respecto a aquellas ciertas diferencias constructivas como ser su carrocería de aspecto típicamente europeo (con una cabina de conducción en cada extremo), el sistema de freno (que en este caso era combinado vacío/comprimido), etc.

Cada locomotora contaba con un motor diesel Baldwin-Cockerill 608SC de ocho cilindros en línea de 324 mm de diámetro y 394 mm de carrera que erogaba 1750 HP a 625 r.p.m. Éste impulsaba un generador Westinghouse modelo 471-B de 1180 KW que alimentaba seis motores de tracción de igual marca modelo 561-A de 240 HP de potencia cada uno. Con un peso en servicio de 105 toneladas, ofrecía 1600 HP de potencia al gancho con un esfuerzo de tracción inicial de 28.800 Kg y un esfuerzo de tracción contínuo de 16.500 Kg.

Llegaron luciendo una decoración combinada en colores rojo y amarillo huevo separados por una delgada línea blanca. Su techo y vista lateral lucían ostentaban un llamativo color plateado mientras que los bajos y rodados eran íntegramente negros. Tras la creación de Ferrocarriles Argentinos en 1967 cambiaron el color del techo por el rojo borravino, perdiendo además la franja blanca y el plateado de los laterales.

Clasificadas por el FCGR como clase D.E.123 y numeradas 7052 a 7101, fueron diagramadas con los principales trenes de pasajeros entre Plaza Constitución y Bahía Blanca, Zapala y Bariloche, como así también en la ruta a Mar del Plata y otros destinos de la provincia de Buenos Aires. En 1972 comenzó la incorporación de las nuevas GM GT-22CW, que asumieron dichos corredores relegando a las Cockerill a servicios de carga aprovechando el hecho de contar con freno por aire comprimido, sistema que equipaba a los vagones que comenzaron a incorporarse en esa época.

La electrificación de los servicios metropolitanos de la zona Buenos Aires en la década de 1980 las relegó definitivamente a las zonas Olavarría, Tandil y Bahía Blanca. En esta última se se ocuparon de la tracción de los servicios locales a Alte Solier e Ing. White. Durante un par de años corrieron también un servicio entre Gral. Roca y Plottier, servicio que tras un par de años fue definitivamente levantado.

La concesión de los servicios de cargas a operadores privados significó su fin definitivo, a pesar que varias de ellas habían sido asignadas a Ferrosur Roca que sin embargo apenas las utilizó para maniobras menores. A diferencia de otros modelos de locomotoras cuya serie completa ha desaparecido, una unidad de este tipo permanece en custodia por el CDP Remedios de Escalada del Ferroclub Argentino que ha dado comienzo al proceso de restauración.

 

Apasionado por la historia ferroviaria y su divulgación, durante los últimos veinte años participó en la producción de diversas iniciativas editoriales temáticas. En la actualidad dirige el sitio Portal de Trenes, es miembro activo de la Asociación Amigos del Tranvía y fundador del Círculo Ferromodelista Sud.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here