Los coches Materfer para servicio local (II)

0
24

 

Mientras avanzaba la construcción de los 42 primeros vehículos que describimos en la primera parte de esta nota se inició la construcción de otras 32 unidades de similares características pero de segunda clase. La diferencia principal estaba en su capacidad, que se incrementaba a 119 plazas merced a la utilización de bandas de asientos dobles y triples en cada salón. La menor distancia entre filas, además, daba lugar una distribución diferente de ventanillas, posiblemente la diferencia más notoria desde el exterior (ver croquis). Fueron destinados al Roca, que los clasificó bajo la serie IE-11 numerándolos S. 3201 a S.3202. Cabe mencionar que la disposición de asientos triples no era adecuado para un servicio urbano, por lo que algunos años después de haber puestos en servicio le fueron reemplazados éstos por los tradicionales asientos dobles, lo que redujo su capacidad a 100 plazas ganando en espacio interior.

En cuanto a los esquemas de pintura, todos los vehículos eran de color marrón con techo plateado, siglas de EFEA en amarillo y números con el mismo color, junto a la identificación de clase 1ª o 2ª en un generoso tamaño aplicado más arriba. Además incluía los famosos tres filetes también plateados.

Hacia 1965 se incorporaron los primeros coches mixtos que sumaban un pequeño furgón en uno de los extremos. Se trata de la primera serie de los IUF-2. En el FCGR son ordenados como “clase única con furgón” (FU.), aunque se los consideraba de segunda clase. El FCGSM, los clasifica manteniendo el código de orden que Fiat les asignó: 7154 F. También muy similares a la serie IE-11 (los´32), ya de entrada vinieron con la disposición de asientos como aquellos. Sus compartimentos, algo más chicos que en los otros coches debido al espacio que ocupa el furgón, sumaban un total de 80 plazas. El furgón contaba, además, con un modesto sanitario provisto de letrina y un pequeño espacio destinado a estafeta postal. En esta oportunidad, la serie se distribuyó entre el Roca y el San Martin, a saber: del FU. 2501 al FU. 2533 (33 coches) y del FU.2574 al 2583 (diez unidades) al primero y del FU.2534 al FU.2583 (50 unidades) al segundo.

Ese mismo año Materfer produce la serie más numerosa, compuesta por nada menos que 278 unidades. Concebidos ya como coches de clase única, contaban con filas dobles de asientos ofreciendo capacidad para 100 pasajeros sentados y fueron distribuidos como sigue: U.3501 a U. 3557 (57 coches) y U.3658 a U.3777 (120 coches) al Roca, y los restantes (U. 3558 a U. 3657, 100 coches) al San Martin.

Cuatro años más tarde (1969) serían producidas otras cincuenta unidades de coches mixtos (provistos de furgón) que serían destinadas en su totalidad al Roca con la numeración F.U. 2584 a F.U. 2633. Si bien eran idénticos en su concepción a los anteriores de su tipo, en este caso el conjunto W.C. y dependencia postal fue trasladada a continuación del salón de pasajeros, lo que se evidenciaba desde el exterior por la ubicación del ojo de buey lateral junto a la última ventanilla. (Continuará)

Fuentes consultadas

  • Mazzarelli, Guillermo. Coches Materfer para servicio local en revista Palo Staff Nros. 55, 56 y 57.
Aficionado al medio ferroviario y su divulgación, participó en diversos proyectos editoriales temáticos en formato papel y digital. Es miembro activo y colaborador de la Asociación Amigos del Tranvía y ferromodelista en los ratos libres.