Los tranvías serie 3300 del Urquiza

Construidos por Bethelhem Steel Car Co. en 1936, llegaron a nuestro país en la década de 1960 tras haber concluído su servicio en la costa oeste de los Estados Unidos.

609

Cuando en 1961 la tradicional compañía “Key System” -operadora de un servicio público de tranvías y ómnibus en la costa Oeste estadounidense- fue vendida a la agencia pública AC Transit, se precipitó el retiro de un relativamente importante número de tranvías articulados que habían sido fabricados por Bethelhem Steel Car Co. en 1936.

Tal como había ocurrido anteriormente con la adquisición de vehículos retirados de servicio por la Pacific Electric (a los que nos referimos en notas anteriores de esta serie), nuestro país adquirió una treintena de ellos para reforzar los servicios suburbanos de la línea Gral. Urquiza.

Cada unidad estaba formada por dos cuerpos que descansaban sobre tres bogies, siendo el central (portante) común a ambos y los extremos equipados con dos motores de tracción de 110 HP cada uno. Ambos cuerpos diferían entre sí, no sólo en su aspecto (distribución de ventanas) sino también en su capacidad, contando con 120 asientos uno de ellos y 104 asientos el otro. La alimentación eléctrica se realizaba mediante línea aérea de contacto y para su captación cada dupla contaba con un pantógrafo de doble pértiga que se destacaba por sus grandes dimensiones.

Su avanzado estado de deterioro obligó a una reparación integral que incluyó aspectos estéticos, eléctricos y mecánicos, llevada a cabo en los talleres Lynch de la línea Urquiza. La tarea incluyó el reemplazo del pantógrafo original por trole tipo tranviario y la adición de patines colectores de energía eléctrica en los bogies, lo que obligó además al retiro de la “pollera” que los cubría. El faro de iluminación frontal, además, fue recolocado debajo de la ventanilla frontal derecha. Progresivamente, además, el puesto de comando fue reubicado sobre el lado izquierdo y las ventanillas (originalmente herméticas) fueron dotadas de un sector que permitía su apertura para asegurar la ventilación.

El primer servicio de estos coches tuvo lugar en enero de 1962, y desde entonces circularon entre Federico Lacroze y la parada Km 18 (luego Ejército de los Andes), que se extendió a partir del 15 de octubre de 1964 a Campo de Mayo.

Durante los primeros años circularon con la decoración heredada del Key System, en colores verde y naranja con techo en color arena. Entre 1964 y 1965 la mayoría del parque recibió la nueva decoración en rojo, crema y franja azul, con techo en color plateado (aunque tiempo después la unidad No. 3366 fue redecorada con el esquema original).

Hacia 1973, con el próximo arribo de los nuevos coches de origen japonés, tuvo lugar la elevación de andenes en toda la línea local, lo que obligó a dotar a los coches en servicio con un estribo o escalón de madera para suplir la diferencia de altura. Finalmente, la llegada de los nuevos trenes en 1974 significó el retiro de todas las series de tranvías que aún circulaban incluyendo los que tratamos en esta nota, que fueron concentrados en distintas playas o convertidos en vehículos de servicio para desaparecer definitivamente algunos años después.-

Apasionado por la historia ferroviaria y su divulgación, durante los últimos veinte años participó en la producción de diversas iniciativas editoriales temáticas. En la actualidad dirige el sitio Portal de Trenes, es miembro activo de la Asociación Amigos del Tranvía y fundador del Círculo Ferromodelista Sud.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here