Trocha angosta y ferromodelismo nacional

Muchos son los ferromodelistas deseosos de representar en sus maquetas las particularidades de una red de trocha angosta. ¿Cuáles son las opciones, considerando que no existe aún en nuestro país una oferta comercial específica?

1
76

No debería extrañarnos el creciente interés que los modelistas y aficionados argentinos manifiestan por la trocha angosta: pocos lugares en el mundo pueden arrogarse el hecho de haber contado en su territorio con mas de 20.000 de kilómetros de vía con trocha menor a la estándar. A ello se debe que este particular aspecto del modelismo adquiera, en nuestro país, una dimensión especial, distinta a lo que puede generar en otras latitudes.
Sin embargo, al momento de entregarnos a la apasionante tarea de modelar la trocha angosta, nos encontramos con las dificultades propias de una oferta comercial prácticamente nula para esta particularidad, debiendo el modelista sopesar numerosos factores al escoger la escala y trocha que utilizará para sus modelos, de acuerdo a sus gustos, necesidades y posibilidades materiales y económicas.

Escala H0

La escala más popular a nivel mundial, representa a los ferrocarriles en la proporción 1/87 de su tamaño real, con una entrevía de 16,5mm que equivale a la trocha standard internacional (1.435mm), utilizada en nuestro país por la mayor parte de redes tranviarias y los ferrocarriles de la mesopotamia (luego Ferrocarril General Urquiza).
En esta escala, quienes corren con relativa ventaja son aquellos que modelan pequeños ferrocarriles económicos (caso de “La Trochita” o ferrocarriles industriales) donde la trocha de 75cm del prototipo es fácilmente representada con la vía standard de escala N (9 mm de entrevía), de fácil adquisición comercial. Claro que la cosa se complica en cuanto a la motorización de los modelos, que debe efectuarse echando mano a material de esa escala que, dado su pequeño tamaño, exige dedicación y habilidad por parte del modelista.


En tanto, para representar la trocha métrica de nuestro país, tenemos que en escala 1:87 la entrevía debería ser de 11,5mm (nota para los principiantes: las medidas en escala resultan de dividir la longitud real por la escala, por ejemplo: 1000mm (trocha real) / 87 (escala) = 11,49 mm). No existe, sin embargo, ninguna vía de adquisición comercial con esta medida. Por ello lo más lógico es adaptarse, por aproximación, a las dos trochas más cercanas que se consiguen en el mercado.
La primera, denominada “H0m” tiene una entrevía de 12mm, y es comercializada por firmas mayormente europeas (Bemo, Peco, Shinohara, etc.) lo que ocasiona que su costo resulte algo elevado para los devaluados bolsillos argentinos. Una opción medianamente accesible (e impulsada por la necesidad) es la que adoptan muchos modelistas: hacer la vía cortando tramos comerciales de trocha standard o armándolas desde cero. En cuanto al material rodante, su oferta es mucho menor (sino ocasional) en nuestro mercado, y la mayor parte de los modelistas optan por retrochar los modelos comerciales (en el número 1 de sólo Trocha Angosta Leandro Melluso nos enseñó un método para el caso de la mecánica Athearn).
La segunda opción para esta escala es la denominada “H0n3”. Este nombre singular se debe a que los modelos representan, en escala H0, prototipos de la trocha angosta americana (3 pies o 910mm). En este caso, la vía de 10,5mm de entrevía es bastante popular en los Estados Unidos, por lo que su costo y posibilidad de adquisición resulta ampliamente accesible. Al momento de retrochar, sin embargo, la cuestión se complica, pues la pequeña distancia existente entre las ruedas dificulta bastante la incorporación de engranajes y otros mecanismos necesarios para ser motorizados. Como ventaja podemos destacar que firmas como Roundhouse o Kadee (habituales en nuestro mercado) comercializan boguies para coches y vagones “ready to run”.

Proto: 61 y Escala S

De escasa popularidad en nuestro país, la escla “S” representa los ferrocarriles en la propoirción 1/64 de su tamaño real, con una entrevía standard de 22 mm. No obstante, hace ya dos décadas la revista Tren Rodante propició la adopción de la escala “Proto:61”, muy cercana a ella. El concepto “Proto XX” surge del ferromodelismo de “escala fina”, que procura representar cada detalle del modelo en su proporción real. Esta variante surge a raiz de los desproporcionados detalles que, por cuestiones prácticas, los modelos comerciales suelen contar (como ejemplos mas comunes podemos citar el alto de la pestaña, el ancho de las llantas de coches y vagones, el ancho de las bielas en las locomotoras a vapor e, incluso, el alto de los rieles!). Así surgieron, en países donde el ferromodelismo se encuentra altamente desarrollado, modelistas que procuraban representar cada objeto “en su medida justa”. ¿Por qué en nuestro caso se escogió la curiosa proporción 1/61? Esta surge de efectuar el camino inverso al habitual: a partir de un ancho de vía establecido, se adopta una escala. Mas específicamente, se utiliza la vía standard de H0 (16,5mm) para representar la trocha métrica.

Esta opción reviste varias ventajas, entre las que podemos destacar las siguientes:
– Las locomotoras pequeñas (muy comunes en la trocha angosta) tienen en esta escala un tamaño apropiado que facilita su construcción y operabilidad.
– Muchos detalles que en escala H0 se encuentran sobredimensionados, para esta opción se mantienen en perfecta escala.
– Como es de imaginar, modelar en esta escala resulta mucho mas sencillo que H0, debido a ser los modelos un 30% mas grandes.
A estos debemos sumar un detalle de inestimable valor: la infraestructura principal (vías y cambios de vía) es la misma utilizada en H0, vale decir que nos quitamos la carga de conseguir vías fuera del estándar que, por tal motivo, suelen ser de mayor costo y difícil adquisición.
Como contrapartida, podemos mencionar que el volumen de los modelos es apreciablemente mayor que sus pares de H0 y que, por ejemplo, un edificio de estación dominará inevitablemente el escenario donde sea instalado. En resumen, constituye una opción ideal para quienes gustan de ver modelos finamente detallados más que la operación de largos trenes.

Escala 0n30

Con un concepto idéntico al de Proto:61, en este caso la vía estándar de H0 (16,5mm) representa la trocha económica de 762 mm americana (30 pulgadas, por eso la inclusión de ese número en su denominación). En la adaptación por proximidad local se utiliza para representar la vía de trocha 750 mm que en nuestro país tiene como máximo exponente el ramal Ingeniero Jacobacci – Esquel, popularmente conocido como “La trochita”. Para este particular la escala guarda una proporción de 1/48 (escala 0 norteamericana), por lo que los modelos son notoriamente más voluminosos aún que los de Proto:61 o la escala S. Una vez más, como en el caso anterior, la infraestructura principal es la misma utilizada en H0, e incluso las mecánicas de locomotoras en esa escala son perfectamente adaptables para construir modelos prototípicos. Como contrapartida, cualquier intento de mínima operatividad demandará contar con un considerable espacio.

En síntesis, varias son las opciones que nos permiten representar las diferentes trochas que existen en nuestro país por debajo de la estándar. Dependerá de cada modelista sopesar sus gustos y posibilidades para decidir la opción que resulte más apropiada a su objetivo. Como complemento, dejamos a continuación un cuadro que resume  en breves líneas las opciones detalladas en los párrafos anteriores (dejamos afuera las escalas inferiores a H0 y superiores a 0 por considerar que su especificidad escapa a los propósitos de esta nota).

Fuentes consultadas:

  • Revista Tren Rodante Nro. 28 y 64
  • Revista sólo Trocha Angosta Nro. 5
Aficionado al medio ferroviario y su divulgación, participó en diversos proyectos editoriales temáticos en formato papel y digital. Es miembro activo y colaborador de la Asociación Amigos del Tranvía y ferromodelista en los ratos libres.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Por favor ingrese su nombre.