Breves del vapor: la clase 200 de la Compañía General de Bs. As.

0
2560
El mixto a Rosario en Pergamino a cargo de la 8268 en agosto de 1975. Foto de Nils Huxtable/Colección Tren Rodante.

Compuesta por un total de 68 locomotoras, la clase 200 constituyó la más numerosa y versátil de este ferrocarril de capitales franceses cuyos 1270 km de vías se extendían por las zonas agrícolas más importantes de la provincia de Buenos Aires vinculándolas con el puerto de Rosario.

Si bien la orden original comprendía 72 locomotoras, las últimas cuatro de la serie fueron vendidas al Ferrocarril Provincial de Buenos Aires antes de ser puestas en servicio, y otras dos (Nros 251 y 257) algún tiempo después, por lo que la dotación definitiva quedó reducida a 66 unidades.

Diseñadas por la Societé Alsacienne du Constructiones Mecaniques de Francia, la construcción fue compartida con dos tradicionales firmas alemanas de acuerdo al siguiente detalle: Nros. 201 a 222 (22 unidades) construidas por la Sté. Alsacienne en 1907, Nros. 223 a 232 (10 unidades) construidas por Hartmann en 1907, Nros. 233 a 240 (8 unidades) construidas por Borsig en 1908, Nros. 241 a 245 (5 unidades) construidas por Borsig en 1909 y las Nros. 246 a 268 (23 unidades) construidas por Hartman en 1909.

Personal del depósito Pergamino posando junto a la 208 (Sté. Alsacienne). Colección Museo Ferroviario Pergamino.

De rodado 4-6-0/4-4 y simple expansión, contaban con dos cilindros de 420 x 560 mm, ruedas tractivas de 1310 mm de diámetro y un peso en servicio de 81,2 toneladas con un esfuerzo tractivo de 7690 kg.

Algunos años después de haber sido puestas en servicio las locomotoras Nro. 204, 214, 200 a 227, 231, 232, 234, 242, 252, 253 y 260 fueron modificadas aumentando 20 mm el diámetro de los cilindros, lo que incrementó su esfuerzo tractivo a 8440 kg. La locomotora 235, en cambio, recibió cilindros de menor diámetro (380 mm) lo que redujo el esfuerzo tractivo a 6300 kg. Otras modificaciones de importancia fueron la incorporación de sobrecalentadores entre 1921 y 1927 y la conversión para consumir petróleo, lo que mejoró sensiblemente su autonomía y rendimiento.

En el año 1927 la locomotora Nro. 256 fue reconstruida en Talleres Riachuelo convirtiéndola en tipo Tanque (4-6-4T) para ser probada en servicios locales. La experiencia resultó exitosa, por lo que en 1931 se extendió a otras cuatro unidades (Nros. 216, 240 y 241) dando origen a una nueva clase (clase 30).

Luego de la nacionalización fueron clasificadas como clase «M» y, como a todas las locomotoras originarias de la CGBA, se les agregó el dígito «8» delante del número siendo ahora su numeración 8201 a 8268, manteniéndose algunas en servicio hasta la desaparición del vapor a fines de los años ’70.

La 8235 en sus últimos tiempos retratada por Jorge R. Cerigliano en el depósito Tapiales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here