El Marplatense: una historia de confort de Cincinnati a La Feliz (segunda parte)

0
1980

[Viene de arículo anterior] Las primeras locomotoras titulares del servicio fueron las populares clase 12L (conocidas por el apodo de Caprotti, sobre las que hablamos en esta otra nota) que recibieron compresores de freno de aire comprimido Westinghouse traídos del Ferrocarril Gral. Belgrano, al igual que algunas clase 12E (conocidas como “39 grandes”).

También se pudo ver al frente del plateado a la experimental CM 210 y las míticas Justicialista y Argentina diseñadas por el Ing. Saccaggio hasta el arribo de las Cockerill Ougre en 1959. Durante algunos períodos de los años 1963, 1964, 1966 y 1968 se pudo ver, además, algunas Alco RSD-16 provenientes del Mitre encargadas del servicio. La transferencia de las U-18C desde el San Martin en 1968 las puso también a cargo del exigido diagrama alternándose con las Cockerill hasta 1972, año en que las flamantes General Motors GT-22CW se adueñaron del servicio por más de 30 años.

El Marplatense se constituyó en el único tren de larga distancia de trocha ancha equipado con frenos de aire comprimido

A mediados de los años ’80, cuando acumulaban ya mas de tres décadas de servicio ininterrumpido, los vehículos fueron sometidos a una reparación general y actualización tecnológica que, entre otros detalles, sumó televisores y cabina telefónica.

La concesión del corredor Buenos Aires – Mar del Plata a la UEPFP en 1992 no representó cambios sustanciales para el tradicional tren, que continuó recibiendo buena atención por constituirse en el servicio estrella de la flamante administración. Una década más tarde, en coincidencia con la decadencia de la empresa provincial, el «plateado» comenzó a perder su brillo (en los últimos tiempos corrió con apenas tres coches y sin servicio comedor) hasta desaparecer definitiva y silenciosamente a mediados del 2015.

El Marplatense en sus últimos tiempos, reducido a su mínima expresión. Foto de Carlos Molanes.

Los coches quedaron desde entonces apartados en el depósito Kilo 4 expuestos al deterioro y el vandalismo, aguardando una decisión oficial sobre su destino que, en honor a su vasta trayectoria, debiera ser aquella que asegure brindar a las futuras generaciones un testimonio cabal de nuestro rico acervo histórico ferroviario.-

Actualización: Luego de publicado el presente artículo, algunos de los vehícúlos integrantes del legendario expreso fueron trasladados a Remedios de Escalada para protegerlos de eventuales hechos vandálicos, aunque se desconoce si hay planes para su preservación  histórica por parte del Estado o de terceros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here