Las General Electric «Cooper» del Ferrocarril Belgrano (primera parte)

2
7437

Promediando la década de 1930 la tracción ferroviaria mundial se encaminaba a paso firme hacia la dieselización. En nuestro país los primeros ensayos habían tenido lugar hacia 1929 por parte del Ferrocarril del Sud y recién en la década siguiente los Ferrocarriles del Estado, que ya habían incorporado una importante cantidad de coches motores de este tipo, avanzaron en la adquisición de locomotoras diesel eléctricas originando una orden de compra que involucraba a las firmas The Whitcomb (75 unidades de 600 HP, cuya historia tratamos en un artículo anterior) y General Electric, con 35 unidades de dos cuerpos y 1800 HP de potencia.

Elocuente muestra del entonces popular diseño shovel nose de la casa americana, cada cuerpo estaba equipado con un motor Cooper-Bessemer FVL-12T de 12 cilindros de 229 x 267 mm y 900 HP de potencia nominal, acoplado a un generador GE 5 GT 567-A1 de 650 KW de potencia que alimentaba a cuatro motores de tracción modelo 4 GE-756-A1. Con un peso en servicio de 75.000 Kg. alcanzaban una velocidad máxima de 90 km/h (Ver ficha técnica completa).

Incorporadas entre 1949 y 1950, fueron numeradas 5000 a 5069 y afectadas a la corrida de los principales trenes de la trocha métrica, destacándose en la corrida de “El Capillense”, lujoso tren formado por vehículos metálicos de moderna concepción que unía la ciudad de Buenos Aires y Capilla del Monte (Córdoba) en poco más de 17 horas.

Salvo esta honrosa excepción, sin embargo, la potencia ofrecida por estas locomotoras de doble cuerpo resultaba a menudo superflua para la mayor parte de los servicios a los que eran asignadas, lo que motivó su separación definitiva dando lugar a 70 locomotoras de 900 HP C/U y una única cabina de conducción (la existencia de mesas giratorias en los principales puntos de la red atenuaba los inconvenientes que este último aspecto podía originar). La separación les permitió, además, ingresar en aquellos puntos de la red en que la infraestructura se encontraba más deteriorada, convirtiéndose pronto en auténticas “todo terreno” de la trocha métrica argentina.

Además de ello, con los años fueron recibiendo diversas modificaciones por razones técnicas o necesidades operativas como por ejemplo el reemplazo del faro original por otros dobles de unidad sellada y el agregado de pequeñas tomas de aire regulable en los frentes. También les fue agregado el dispositivo canjeador de vía libre, lo que implicó cegar las ventanillas de las puertas laterales de cabinas puesto que al tomar el aro de vía libre éste golpeaba sobre el vidrio provocando su rotura. Otras modificaciones menores fueron la adición de pasamanos verticales en los frentes y pequeños peldaños sobre los miriñaques en algunas unidades. En los años ’60, además, fueron renumeradas 5701 a 5770 conforme al sistema unificado de identificación de material rodante implementado tras la creación de EFEA.

Dos «Cooper» luciendo la decoración más vistosa de nuestros ferrocarriles. Foto de Jorge San Martin

Entre 1962 y 1965 treinta y cinco locomotoras fueron remotorizadas merced a un cuestionado contrato celebrado entre la Empresa de Ferrocarriles Argentinos (EFEA) y la italiana Fiat, que había inaugurado recientemente la planta Grandes Motores Diesel en la provincia de Córdoba. El mismo contemplaba el reemplazo de la planta motriz original por el modelo 238 VSSF de ocho cilindros en línea y 1310 HP de potencia (desrateado a 900 HP) y el reacondicionamiento de los sistemas eléctricos y neumáticos. Entre 1971 y 1976 tuvo lugar la ejecución de un contrato similar sobre otras 30 locomotoras, que fueron equipadas con el modelo A-238-SSF de 1480 HP de potencia, adaptados convenientemente. Para esa época algunas unidades fueron asignadas al corredor local entre Retiro y Villa Rosa, donde inauguraron los servicios bajo modalidad Push-Pull. [Leer la segunda parte]

La 5755 con un servicio Push Pull fotografiado por Miguel A. Pignataro a mediados de los ’70.

2 Comentarios

  1. De chico solia ver una de estas bellezas tirando de un tren por Don Torcuato, en el ramal Retiro-Villa Rosa….Una hermosura de las que ya no se ven.

  2. Me acuerdo en mi infancia las veia en Laguna Paiva y en Cordoba….mi curiosidad de niño siempre fue el fuelle trasero que se parecia a los de los coches de pasajeros (nunca visto y raro para mi en una locomotora, jejeje!! mentalidad de niño)…que paso se las sacaron a todas?…supongo que al separarlas ya no hacia falta

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here