Las General Electric U-18C

2
2988
La 8423 luciendo su decoración original deja atrás la estación Mendoza a cargo del local a La Paz. Foto de J. P. Baumgartner

La creación de la Empresa de Ferrocarriles del Estado Argentino (E.F.E.A.) en 1956 tuvo como uno de sus objetivos prioritarios atender el deterioro que presentaba el sistema ferroviario en general reduciendo el creciente déficit operativo. Para ello, entre otras medidas, se decidió avanzar en el reemplazo del vapor por la más moderna (y económica) tracción diésel eléctrica y como paso inicial adquirió cien locomotoras de esta tecnología que fueron provistas por cuatro diferentes fabricantes: Alsthom (sobre las que hablamos en una nota anterior), ALCo, General Motos y General Electric. Esta última proveyó 25 locomotoras de 1800 HP que arribaron a nuestro país entre Junio y Agosto de 1957. Numeradas 4201 a 4225, fueron asignadas a la línea San Martin absorbiendo principalmente el tráfico entre Cuyo y Villa Mercedes donde la difícil planimetría y la escasez de agua presentaba no pocos desafíos a la tracción de vapor.

El público observa una unidad de primera serie en la exposición ferroviaria de 1957. Foto Archivo editorial.

Pertenecientes la familia «Universal» de la reconocida firma americana, estaban equipadas con un motor Cooper Bessemer modelo FVBL-12T  de 12 cilindros en «V» y ciclo de cuatro tiempos, con cilindros de 229 mm x 267 mm que erogaba 1960 HP brutos. A este se acoplaba un generador General Electric modelo 5GT-581-C1 de 1352 KW que alimentaba seis motores de tracción GE modelo 5-GE-761-A, uno por cada eje.

En octubre de 1959 la empresa estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales financia la adquisición de once unidades adicionales (numeradas 8481 a 8481, renumeradas más tarde 8426 a 8436) para asegurar la corrida de trenes petroleros entre la refinería de Luján de Cuyo (Mendoza) y San Lorenzo (Santa Fe). Aunque similares en su aspecto general, estas presentaban ciertas diferencias constructivas y de diseño respecto a sus antecesoras entre las que podemos mencionar el rediseño del bastidor (solucionando un problema estructural que aquejaba a aquellas), el reemplazo de la válvula de freno que se ubicaba ahora completo dentro del capó corto desapareciendo el cajón frontal a la cabina (que caracterizó también a las U-12C de trocha media); la ausencia de numeradores transiluminados en los laterales de la cabina y otros de menor cuantía.

La segunda serie presentaba algunas diferencias con sus antecesoras (Foto de GE en su planta de Erie, Estados Unidos)

Por otra parte, mientras que las primeras llegaron a nuestro país luciendo una espartana decoración en colores blanco tiza y azul, las de segunda serie lo hicieron luciendo ya el esquema de colores adoptado por EFEA en rojo y amarillo con techo en gris perla y bajos en negro. A mediados de los ’60, no obstante, todas las unidades comenzaron a recibir la decoración tradicional de Ferrocarriles Argentinos en rojo, amarillo y techo bordó.

A fines de la década de 1960 las treinta y seis unidades fueron definitivamente transferidas al Roca que las ocupó en todo tipo de trenes, desde el legendario «El Marplatense» hasta servicios suburbanos y locales cuando la necesidad lo requería.

Volviendo de Tandil con la 8114 al frente cerca de Temperley a principios de los años ’80. Foto de Marcelo Arcas.

El arribo de las General Motors GT-22CW en 1972 las relegó a la zona local y maniobras en distintas playas. Pese a ello, 14 unidades fueron incluidas en el contrato firmado con Materfer por la reconstrucción de diferentes modelos de locomotoras diesel, que incluyó el reemplazo del motor original por otro FIAT modelo A230-12 convenientemente adaptado. Tras su rehabilitación fueron destinadas a reemplazar las francesas Alsthom en la zona Tandil y diagramadas también en el corredor Tandil – Plaza Constitución y Constitución – Tandil – Quequén – Tres Arroyos. Para entonces, algunas unidades habían recibido ya la variante «local y cargas» de la nueva decoración que la empresa estatal ensayó a fines de los años 80.

Tras el concesionamiento de los servicios ferroviarios a principio de los años 90 algunas unidades quedaron en manos de la UEPFP bonaerense y otras en manos de Ferrosur Roca S.A. que sometió tres unidades (8105, 8118 y 8121) a una completa reconstrucción con motores GM y carrocerías de GM GP-38 estadounidenses modificando por completo su fisonomía. Desde entonces, todas las U-18 (originales y reformadas) se ocuparon de tareas de maniobras en distintas playas. Por fortuna un ejemplar (Nro. 8134) fue preservada y actualmente se encuentra en proceso de restauración por el Ferroclub Argentino en su CDP Remedios de Escalada.

Llegando a Tandil con la 8106 al frente una lluviosa mañana de fines de los ’80.

2 COMENTARIOS

  1. Ilustrativa ,excelente y recreativa la nota sobre las locomotoras General Electric U18-C Tuve el gusto de viajar en mi niñez – adolescencia Muchas gracias!!!! Sr. Andres

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí