Avanza la electrificación del San Martín y reformulan el RER

412

El gobierno nacional prevé que comiencen en 2019 las primeras obras para la electrificación del ferrocarril San Martín y trabaja con autoridades de la Ciudad y de la provincia de Buenos Aires en un convenio para financiar la etapa inicial de la futura Red de Expresos Regionales (RER).

En este último caso se estudia hacerlo mediante el cobro de peajes en accesos metropolitanos y, eventualmente, de tasas sobre patentes automotores.

El Ministerio de Transporte reformuló además el proyecto del RER y planeó un ahorro de US$ 700 millones, con respecto a los planes originales, al incorporar una nueva estación ferroviaria detrás de la Facultad de Derecho de la UBA, que permitirá a pasajeros de los trenes San Martín, Mitre y Belgrano Sur realizar allí trasbordos con la línea Roca.

El gobierno nacional prevé que comiencen en 2019 las primeras obras para la electrificación del ferrocarril San Martín y trabaja con autoridades de la Ciudad y de la provincia de Buenos Aires en un convenio para financiar la etapa inicial de la futura Red de Expresos Regionales (RER).

En este último caso se estudia hacerlo mediante el cobro de peajes en accesos metropolitanos y, eventualmente, de tasas sobre patentes automotores.

El Transporte’>Ministerio de Transporte reformuló además el proyecto del RER y planeó un ahorro de US$ 700 millones, con respecto a los planes originales, al incorporar una nueva estación ferroviaria detrás de la Facultad de Derecho de la UBA, que permitirá a pasajeros de los trenes San Martín, Mitre y Belgrano Sur realizar allí trasbordos con la línea Roca.

El secretario de Planificación del Transporte, Germán Bussi, confió en que la reconstrucción del sistema ferroviario permitirá bajar los intervalos de las formaciones de los 8 a 15 minutos actuales, hasta 3 a 5 minutos, y “cuadruplicar la capacidad del sistema con mayor cantidad de trenes que ofrezcan más servicios en los tramos de mayor demanda”.

Bussi disertó en el XIII Congreso y Exposición de la Actividad Ferroviaria, organizado ayer por la publicación especializada “Latinrieles” en un hotel porteño, ante empresarios locales y de las firmas extranjeras Siemens, Voith y Vossloh (de Alemania); SNCF y Alstom (de Francia); Keolis (franco-canadiense); Bombardier (de Canadá); y TMH-Argentina (con sede central en Suiza), entre otras.

El funcionario recordó, sobre la electrificación del San Martín entre las estaciones Retiro y Pilar, que las obras serán financiadas por el Banco Interamericano de Desarrollo ( BID, con US$ 400 millones), y el Tesoro nacional (US$ 100 millones).

La licitación correspondiente se hizo en julio pasado y se presentaron cinco grupos con ocho empresas nacionales y siete extranjeras entre chinas, españolas, italianas, francesas y alemanas.

“En estas semanas estamos evaluando las ofertas para la próxima adjudicación, por lo que el año que viene vamos a ver las primeras obras, que quedarán concluidas en cuatro años”, precisó el secretario.

El secretario remarcó que esas obras se suman a las del Roca, ejecutadas tras una inversión de US$ 670 millones, “si bien el tren opera con algunas restricciones ya que aún debe completarse la renovación del sistema de señalamiento y telecomunicaciones, adecuar obras físicas en estaciones y andenes, y concluir el taller de Tolosa”.

“Esos trabajos -dijo Bussi- son clave para la primera etapa del RER, que interconectará la trocha ancha ferroviaria y permitirá intervincular seis líneas, 790 kilómetros de red y 241 estaciones, no sólo entre provincia y Ciudad, sino en la misma provincia”.

El secretario puntualizó que “el cambio importante es que desaparece el intercambiador en el norte y vamos a vincular los ramales del Roca con el troncal del San Martín en la estación Derecho, de superficie, detrás de la Facultad”.

Esta nueva estación hace que no sea necesario electrificar el tren Mitre y esa postergación permite ahorrar US$ 700 millones.
“El Mitre, como también el Sarmiento, recibieron inversiones importantes en los últimos tres años, en repotenciacion del sistema eléctrico y recambio del tercer riel de aluminio, por lo que no es tan urgente modernizar o cambiar a catenaria”, justificó Bussi.

Otro ahorro relevante, de US$ 250 millones entre tecnología y material rodante, se logrará en la segunda etapa del RER (que involucrará a los trenes Mitre y Sarmiento) al reformularse el plan y contemplarse ahora dos subsistemas, con catenaria en el primer caso y tercer riel en el segundo.

En el ferrocarril Belgrano Sur, por su parte, se reformuló la conexión con la línea Roca, lo que cambiará las necesidades financieras: “la primera etapa baja a u$s 1.600 millones de obra y u$s 200 M de material rodante adicional”, indicó el secretario.

Bussi sostuvo por último que “estamos trabajando en el proyecto de convenio tripartito Nación-provincia-Ciudad para crear una fuente financiamiento de alcance metropolitano, con peajes en accesos metropolitanos y eventualemente tasas sobre patentes como respaldo genuino y con menor intervención del Tesoro nacional”. Fuente: BAE.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here