¿Por qué celebramos en Argentina el 28 de enero el día del ferroaficionado?

204

“¿Por qué te gustan los trenes?” Con esa pregunta reflexionábamos hace algunos años en este espacio sobre el origen de nuestra pasión por todo aquello que se desplace sobre rieles, y de cómo en 2007 surgió la inquietud por celebrar un día propio en reconocimiento a las satisfacciones que esta afición nos brinda. Miguel Angel Pignataro, decano de los aficionados en nuestro país, sugirió que la fecha fuera el 28 de enero pro haber sido ese día, en el año 1857, cuando La Porteña salió por primera vez del galpón que la albergaba para asombro y admiración de los curiosos que se congregaron a ver el espectáculo.

La iniciativa encontró aceptación inmediata en foros y sitios web, e incluso la tradicional revista Tren Rodante dedicó un editorial al tema en el año 2007. Los saludos de ida y vuelta se multiplicaron cada año, e incluso dieron lugar a una grata sorpresas en un post alegórico de nuestro desaparecido blog Entrevías: la celebración -según nos contara un aficionado de vieja data- había sido instituida hace muchos años, pero por alguna desconocida razón había caído en el olvido.

Posiblemente muchos desconocen la propuesta y otros tantos la consideren irrelevante. Para nosotros se trata de una excelente oportunidad para reconocer a los amigos que esta afición nos regaló y entonces, en lugar de preguntarnos por qué hacerlo, invertimos la pregunta: ¿por qué no celebrar? ¡Feliz día para todos!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here