Las locomotoras del F.C. Provincial de Buenos Aires (primera parte)

948

Nacido por iniciativa del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires, el Ferrocarril de La Plata al Meridiano Vº (cuya historia te contamos en esta nota) inició sus servicios el de 21 de abril de 1910, habilitando los primeros cien kilómetros de su línea principal entre la capital provincial y el límite con La Pampa.

Sus primeras diez locomotoras (numeradas 1 a 10, que conformaron la clase A) fueron de rodado 4-6-2/4-4 fabricadas por Henschel & Sohn de Cassel (Alemania) en el año 1909 y la primera fue bautizada con el nombre de “La Porteña” en homenaje a la primera locomotora del primer ferrocarril argentino (que también perteneció a la provincia). Eran del tipo Compound, con cilindros de 450 y 670 mm de diámetro y 660 mm de carrera, ruedas de 1370 mm de diámetro y un peso en servicio de 90,2 toneladas. Dos años después (1911) la serie fue ampliada con la incorporación de otras cinco unidades que siguieron la numeración de aquellas (11 a 15), desapareciendo todas a mediados de la década de 1930.

Un año después incorporó una locomotora de rodado 2-8-2/4-4 que la firma alemana Hanoversche Maschinenbau procuró sin éxito vender al Estado tras ser exhibida en la exposición del centenario, y resultaba por sus características ciertamente adelantada a su época: un robusto chasis  de barras de sólida construcción con una marcada depresión para alojar a un horno de importantes dimensiones que en conjunción con una caldera de diseño especial y ocho ruedas de apenas un metro de diámetro le conferían un esfuerzo tractivo superior a los 11.000 kg, posiblemente redundante para los requerimientos que entonces tenía el Provincial. Identificada con el número 151 (que años después fue reemplazado por 251) se la conoció con el apodo de “chancho” o “perro” y desapareció de los registros en 1939.

Para cubrir las tareas de maniobras fueron adquiridas cuatro pilotas de rodado 0-6-0T fabricadas por Henschel, idénticas a las entregadas por la casa alemana al Puerto de Rosario en 1906. De simple expansión, contaban con cilindros de 380 x 550 mm y años después el Provincial las modificó incorporándoles un eje portante posterior para disminuir su peso por eje. Fueron utilizadas para correr entre La Plata y el puerto, desapareciendo a mediados de los años ’50.

Para la misma época, además, adquirió a la Compañía General de Buenos Aires (CGBA) seis locomotoras de rodado 4-6-0/4-4 fabricadas por Sach. Maschinefabrik Hartmann (de Chmenitz, Alemania) que pasaron a formar la clase C numeradas 101 a 106. Con cilindros de 420 x 560 mm y apenas 80 toneladas de peso, resultaron ágiles y prácticas para todo tipo de servicio desapareciendo al comenzar la segunda guerra mundial. [Seguir leyendo]

 

Andrés J. Bilstein
Apasionado por la historia ferroviaria y su divulgación, participó en diversas iniciativas editoriales especializadas en las últimas dos décadas. Es miembro activo y colaborador de la Asociación Amigos del Tranvía y socio fundador del Círculo Ferromodelista Sud.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here