Las locomotoras estándar del Ferrocarril Central Norte (primera parte)

1596

 

Desde sus inicios, los Ferrocarriles del Estado contaron con locomotoras de diferentes orígenes y tipos constructivos, circunstancia que complejizaba (y encarecía) el mantenimiento, operación y entrenamiento de personal. Por tal motivo, y luego de analizar el comportamiento de diferentes tipos y modelos de elementos tractivos que operaban en su red, el Directorio de la empresa estatal realiza en la década de 1920 una de las más importantes compras de locomotoras adquiriendo más de un centenar de unidades en tres modelos básicos sentando las bases de la estandarización para nuevas series de locomotoras que se habrían de incorporar en los años posteriores.

Series B12, B12a y B13

Las locomotoras destinadas oficialmente al servicio de pasajeros se dividieron en dos clases identificadas como B12 y B13 y otra sub-clase identificada como B12a, todas de rodado tipo «pacífico» (4-6-2), cilindros de 508 x 600mm y ruedas cercanas al metro y medio de diámetro, lo que volvía imponente su figura sobre la pequeña trocha de un metro.
Las primeras en arribar a nuestro país fueron las 25 unidades pertenecientes a la clase B12, construidas por la Baldwin Locomotives Works de Eddystone, Pennsylvania entre 1921 y 1922. Numeradas 3000 a 3024, su llegada implicó un cambio sustancial en materia de tracción de los ferrocarriles del Estado superando por notable diferencia a todas las máquinas que para esa época constituían su parque motríz.

La clase B13, por su parte, corresponde a un diseño constructivo más moderno, resultado de varias décadas de ingeniería en materia de vapor. Construidas en 1948 por la Lima – Hamilton Corporation, contaban con elementos desarrollados por más de 12 firmas proveedoras de la industria ferroviaria tales como el sistema de frenos de aire Westinghouse, motocompresores «duplex», recalentadores «McLessCo» o termosifones «Nicholson» sólo por citar algunos. Podemos destacar también el servo-motor a vapor  para la inversión del sentido de marcha, ubicado en este caso junto a la caldera y no junto al hogar como ocurría en el caso de la clase B12. Un lubricador automático Nathan, ubicado cerca de aquél, se encargaba de la lubricación del sistema de distribución externa. La caldera era algo mayor que en el caso de la clase B12 (1676 mm) aunque ambas series compartían el largo entre placas, el hogar tipo Belpaire y las parrillas de 4 metros de superficie. Sus ruedas motrices eran de 1524 mm, las más grandes que se emplearon en la trocha métrica argentina. Vinieron ya equipadas con cámara de combustión y ténder de 3 ejes con capacidad para 11.000 litros de petróleo y 28.000 litros de agua, admitiendo asimismo la conexión con un vagón tanque de agua para extender su autonomía.

Fueron destinadas a la corrida de los más importantes trenes de larga distancia, teniendo su base de operaciones en Triángulo (Rosario), Santa Fe, Alta Córdoba, Tucumán/P, Metán (Salta) y Presidencia Roque Sáenz Peña (Chaco) efectuándose las reparaciones generales en Tafí Viejo (Tucumán).

La locomotora Serie B12a, única en su serie, fue especialmente concebida para correr el tren presidencial de trocha métrica. Fue decorada en forma particular, y posee la distinción de haber sido, el 18 de agosto de 1922, la primera locomotora exportada de EE.UU. vía marítima íntegramente armada y lista para funcionar. [Seguir leyendo]

Fuentes consultadas:

  • Pérez Darnaud, C.A., Las locomotoras standard del Ferrocarril General Belgrano en revista sólo Trocha Angosta Nro. 7
  • Campbell, R. Las locomotoras standard del F.C. Central Norte Argentino, en Ferroclub Nro.  14 y 15.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here