Los Lacroze suburbanos (segunda parte)

499

Cuando llegaron al país, lucían en sus carrocerías el color verde oliva con filetes y números dorados que les dio el característico nombre de los “tranvías verdes”, o los “bichos verdes”, apodo que compartieron con el de “tranvías de Campo de Mayo”, por el destino que llevaban en su recorrido.

 

Con el paso de los años, sucesivas reformas les fueron cambiando la fisonomía y el color. Por ejemplo, se les retiraron los salvavidas originales y se colocó en su reemplazo un miriñaque similar al que utilizaban las locomotoras a vapor. Esta reforma también se implementó al comenzar a funcionar acoplados de a dos dado el creciente trafico de pasajeros. Se cambio de lugar el faro principal que se reubicó sobre el techo del coche.

En la década del cuarenta, pasaron a depender de la Corporación de Transportes de la Ciudad de Buenos Aires, y algunas unidades fueron repintadas con el color marfil clásico de esta empresa pública. Después de prestar servicios para esta administración estatal, el ferrocarril Central de Buenos Aires los volvió a recuperar para sí y algunos coches fueron redecorados en color azul, llegándose a ver una formación de tres unidades con esta nueva librea.

A mediados de la década del cuarenta dos unidades (los coches 421 y 444) se retiraron del servicio de pasajeros y se reformaron para pasar a depender del “Servicio de Vías y Cables”, departamento que se dedicó a la mantención de la línea aérea de contacto y el sistema de tercer riel, posteriormente incorporado. A los citados vehículos se les agregaron plataformas de madera en sus techos, se les anularon algunas ventanillas, se les retiraron la totalidad de sus asientos, y se instaló en los mismos un pequeño taller móvil para sus necesidades operativas.

Con el advenimiento del gobierno justicialista los nuevos Talleres CATITA, (Compañía Argentina de Talleres Industriales de Transportes y Afines), remozó una vez más a los 400, reemplazando los miriñaques por un faldón metálico, y reformando las ventanillas que pasaron a ser todas con sus banderolas rectangulares, se eliminó el techo de linternón y adquirieron el color marrón con franjas amarillas similar al que portaban sus hermanos mayores de las series 1500, 3100, y 3700.

Una última reforma los convirtió en unos coches con formas mas cuadradas y donde aparecieron unas pequeñas ventanillas junto a los parabrisas principales que también se redujeron en tamaño. Al instalarse el tercer riel de contacto, además, se agregaron a los boguies los correspondientes patines colectores de energía.

El mes de mayo de 1964 marcó el final de la historia de los 400 en el ferrocarril General Urquiza. Los coches 422 y 424 realizaron los últimos servicios entre Ejército de los Andes (en ese entonces Km. 18) y Campo de Mayo. Para entonces el coche 444 había sido desafectado y su hermano, el 421, fue retirado del servicio activo junto con los demás.

 

Apasionado por la historia ferroviaria y su divulgación, durante los últimos veinte años participó en la producción de diversas iniciativas editoriales temáticas. En la actualidad dirige el sitio Portal de Trenes, es miembro activo de la Asociación Amigos del Tranvía y fundador del Círculo Ferromodelista Sud.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here