Los primeros coches motor diesel del Ferrocarril Oeste (segunda parte)

313

Los favorables resultados obtenidos por el Ferrocarril Oeste con el primer coche motor diesel (sobre el que tratamos en una nota anterior) impulsaron la incorporación en 1936 de un segundo vehículo de este tipo que, al iagual que aquel, también fue construido por la casa británica Armstrong Whitworth. Identificado como RM 250, estaba equipado con un motor diesel Armstrong Saurer modelo BXD 125D de seis cilindros en línea, ciclo de cuatro tiempos y 135 HP de potencia, acoplado a un generador de corriente contínua Laurence  Scott que alimentaba dos motores eléctricos de tracción Crompton Parkinson que se alojaban en un mismo bogie. Internamente contaba con dos compartimentos, uno de primera clase con capacidad para 16 pasajeros y otro de segunda clase con capacidad para 32 pasajeros sentados. Tras algunos viajes de prueba fue alquilado al Ferrocarril del Sud que lo utilizó en servicios zonales con base en Empalme Lobos, retornando tiempo después al Oeste para servir el corredor Haedo – José Mármol hasta la incorporación de los coches motor Drewry en 1938. Desde entonces fue relegado a servicios marginales hasta su radiación en los años ’60.

Hacia 1937 fueron incorporadas dos nuevas unidades diesel-eléctricas de aspecto futurista y carrocería de aluminio provistas por Birmingham Railway Co., que fueron identificadas como RM 201 y RM 202 y bautizados “La Argentina” y “El Argentino”. Contaban con 24 asientos (capacidad que mas tarde fue reducida a 20 para ubicar un pequeño buffet), baño, furgón y una cabina de conducción en cada extremo. La tracción estaba a cargo de un motor diesel Gardner 6L-3 de seis cilindros en línea y ciclo de cuatro tiempos que erogaba 140 HP de potencia a 1100 rpm. El generador principal, al igual que los dos motores de tracción (los que se alojaban en un mismo bogie) fueron provistos por Crompton Parkinson-Allen West. El peso  de cada vehículo era de 22,5 toneladas pudiendo desarrollar una velocidad máxima de 105 km/h.

Su aspecto exterior presentaba una combinación entre un tono crema y un segundo color dominante que algunas fuentes aseguran celeste y otras un naranja apagado. Con el tiempo fueron recibiendo un color terracota terminando sus días luciendo su cuerpo en color plateado con una franja azul.

Sirvieron entre las estaciones Lincoln y Bragado, General Villegas y Roberts hasta mediados de 1960, cuando fueron radiados de servicio.

Apasionado por la historia ferroviaria y su divulgación, durante los últimos veinte años participó en la producción de diversas iniciativas editoriales temáticas. En la actualidad dirige el sitio Portal de Trenes, es miembro activo de la Asociación Amigos del Tranvía y fundador del Círculo Ferromodelista Sud.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here