Los trenes eléctricos ingleses del Ferrocarril del Oeste

961

 

El crecimiento demográfico que tuvo lugar en las zonas aledañas a la Ciudad de Buenos Aires en la primera década del siglo XX obligó a las empresas ferroviarias a analizar alternativas de tracción que les permitieran responder con eficacia a la mayor demanda de tráfico en los servicios urbanos.

En este marco el Ferrocarril del Oeste, de capitales británicos, elevó al Superior Gobierno de la Nación un proyecto para electrificar y cuadruplicar la sección urbana entre Once y Moreno (más el ramal Villa Luro – Versalles) que contemplaba además la construcción de un túnel subterráneo entre Caballito y el Puerto de Buenos Aires. Aprobado el proyecto en octubre de ese año, los trabajos de construcción del túnel se iniciaron en 1912 y las obras de electrificación dos años después. Sin embargo, el estallido de la primera Guerra Mundial demoró el envío de materiales y recién en marzo de 1922 se estableció un servicio eléctrico de experimental en el ramal Villa Luro – Versalles, utilizando un coche mixto construido por Leed Forge al que talleres Liniers equipó con los circuitos y elementos de tracción correspondiente, dotándolo además de una cabina de conducción en cada extremo.

Al año siguiente –más precisamente el día 30 de abril- tuvo lugar la inauguración del sector Once de Septiembre – Haedo con la presencia de las más altas autoridades del Gobierno Nacional (incluyendo al entonces Presidente de La Nación, Marcelo T. de Alvear), un centenar de invitados especiales y miembros de la prensa. El 22 de septiembre de ese mismo año la electrificación alcanzaría la estación Castelar y finalmente el 1 de mayo de 1924 quedaría completa la obra de electrificación hasta la estación Moreno.

La casi totalidad del parque rodante para este servicio fue construida en Gran Bretaña por las firmas Birmingham Railway Carriage & Wagon Co., Leeds Forge y Metropolitan Carriage & Wagon Co. con equipamiento eléctrico provisto por la Metropolitan Vickers Elctrical Co. A estos se sumaron otros coches fabricados por Metropolitan Amalgamated Railway Carriage & Wagon Co. Que servían en los servicios remolcados por locomotoras de vapor y fueron convertidos para el servicio eléctrico por Talleres Liniers. La dotación se dividía entre coches de primera y segunda clase, diferenciándose únicamente por el tipo de asientos que ofrecían (tapizados en cuero con muelles elásticos en el primer caso, y rígidos con varillas de madera transversales en el otro).

Si bien su apariencia guardaba cierta similitud con los coches eléctricos que algunos años antes había incorporado el Central Argentino, varias eran las características que los diferenciaban de aquellos y vale la pena señalar. En primer lugar los que en esta ocasión nos ocupan fueron precursores en la operación con andenes elevados, y por lo tanto carecían de escaleras y vestíbulos de acceso contando en cambio con puertas corredizas de accionamiento manual ubicadas de a pares en cada lateral. Tampoco contaban con letrero indicador de destino, empleando en cambio cuatro focos frontales que eran tapados o destapados individualmente por pantallas operables desde la cabina de conducción según un código que se detalla en la imagen adjunta.

El parque estaba compuesto por unidades motrices (denominadas EM, por Electric Motor) y acopladas (denominadas ET, por Electric Trailer) fácilmente distinguibles por la conformación de su bastidor, notablemente más robusto en el caso de los primeros.  Los bogies también presentaban diferencias, ostentando los motrices mayor distancia entre ejes y ruedas de mayor diámetro. Cada vehículo motorizado contaba con cuatro motores de tracción (dos por bogie) y una cabina de conducción en cada extremo, situada sobre el lado derecho (con excepción de la serie EM3, que poseían comandos en un solo extremo al igual que todos los acoplados).

Cada formación o “equipo” (según lo denominaba el FCO/Sarmiento) estaba compuesta por ocho vehículos, tres de los cuales debían ser motrices y los demás remolcados. En el caso eventual que una formación debiera contar con mayor cantidad de coches motrices, se debían desconectar los motores de tracción para mantener el número máximo de tres vehículos tractores.

 

Hacia 1929 Talleres Liniers modificó dos coches de primera clase (1307 y 1308) convirtiéndolos a furgón de encomienda y transporte de flores renumerándolos MF 5307 y MF 5308 respectivamente. Durante sus últimos años de servicio eléctrico actuaron como tren recaudador, terminando sus días como simples furgones remolcados en los trenes de larga distancia. Una vez retirado del servicio, el MF 5308 fue entregado en custodia a la Asociación Ferromodelista de Buenos Aires (AFBA) para integrar su sede social.

El arribo y puesta en servicio de los nuevos trenes de origen japonés a partir de 1956 fue desplazando progresivamente del servicio regular los viejos coches carrozados en madera, algunos de los cuales fueron reconvertidos en vehículos de servicio interno del ferrocarril. Una veintena de ellos, además, fueron reformados en talleres Liniers y transferidos a la línea Roca para integrarse en las formaciones traccionadas del servicio local.

Fuentes consultadas

  • Moscaro, A.D., Coches eléctricos del FCO en Tren Rodante Nº 28.
  • Apuntes sobre trenes eléctricos en los ferrocarriles argentinos.
  • Ramos, H.S., El túnel de cargas del FCO, inédito.
Apasionado por la historia ferroviaria y su divulgación, durante los últimos veinte años participó en la producción de diversas iniciativas editoriales temáticas. En la actualidad dirige el sitio Portal de Trenes, es miembro activo de la Asociación Amigos del Tranvía y fundador del Círculo Ferromodelista Sud.

2 Comentarios

  1. Muy interesante la informaciòn brindada. Me imagino que para aquellos usuarios que no frecuentaban el servicio debìa complicarles el esquema de los destinos fijado.Podrian informarme la cantidad de vehìculos incorporada? Gracias

  2. Muy bueno Andrés, tuve la suerte de vivir esa época, de los viejos trenes de madera, vivía en Caballito, y lo tomaba hasta Morón también a Once, recuerdo el guarda con la corneta y el trapo o linterna verde/rojo. Lindo recuerdo. Gracias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here