Se demora la licitación de los 169 nuevos trenes eléctricos

51

El Ministerio de Transporte de la Nación ha decidido retrasar nuevamente la apertura de sobres de la licitación para la compra de 169 nuevos trenes eléctricos para los ferrocarriles metropolitanos, según señala el medio digital enelSubte.

La contratación, que originalmente tenía fecha límite para junio pasado y que luego fue reprogramada para julio, tiene oficialmente fecha prevista de apertura para el próximo 11 de octubre.

La licitación, una de las mayores compras de material rodante del mundo en la actualidad, sufre así su tercera postergación. La respuesta oficial señala que los interesados solicitaron una ampliación en los plazos, pero la incertidumbre por la RER, cuyas licitaciones fueron aplazadas, también pesa en la decisión.

Sin embargo, desde el Ministerio aseguran que “los principales interesados oferentes internacionales solicitaron ampliación de plazos”, por lo que la apertura de sobres volvería a postergarse una vez más. Esto se debe a que las empresas habrían pedido más tiempo para ofrecer “propuestas competitivas de financiamiento de bancos de fomento de sus países de origen”.

Aunque no es seguro que todas ellas se presenten, en su momento 13 empresas de diversos orígenes habían manifestado interés en participar de la licitación: Alstom, Bombardier, Siemens, CRRC, Hyundai Rotem, Mitsubishi, KBR, Stadler Rail, CAF y TMH, además de las argentinas Emepa, Materfer y Benito Roggio. De ellas, han dado señales concretas de interés Alstom, que confirmó su participación en diálogo con este medio, Bombardier, cuyos representantes se reunieron con autoridades argentinas meses atrás, y TMH, que desembarcó en el país el año pasado.

De acuerdo con los pliegos, la cantidad de coches que integrarán cada formación queda a criterio del oferente, siempre y cuando se respete un determinado largo de los trenes.

Además de los pedidos de las empresas, uno de los factores que ha influido en el retraso de la licitación se relaciona con las indefiniciones del proyecto RER, que ha sido aplazado sin fecha alguna.

Si bien estos trenes podrían circular por infraestructura existente (línea Roca) o por líneas cuya electrificación está a punto de comenzar (caso de la línea San Martín, a donde serán destinadas las primeras partidas de trenes nuevos), su cantidad se encargó pensando en la RER terminada. Es decir que en el caso de que la RER no se lleve a cabo y de que no se reelectrifiquen las líneas Mitre y Sarmiento a catenaria y 25 kV -por lejos, una de las obras ferroviarias que mayores reservas y cuestionamientos despierta entre los especialistas-, una compra de tal envergadura (se calculan más de 1300 coches de trocha ancha) sería innecesaria.

El riesgo es demasiado grande, sobre todo teniendo en cuenta que una de las dos líneas por las que podrían circular, el Roca, no los necesitaría: con la reciente adquisición de 200 coches adicionales su flota quedaría íntegramente renovada por 500 coches CSR/CRRC.

Cabe recordar que la operación es una de las mayores compras de trenes urbanos a nivel mundial en la actualidad, siendo superada únicamente por la adquisición de 1380 coches Siemens – Stadler para el S-Bahn de Berlín.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here