Los tranvías serie 3100 del Ferrocarril Gral. Urquiza

0
2383
Presentación del primer coche serie 1100 en la renovada estación Federico Lacroze.

Hacia 1924, la popular compañía tranviaria estadounidense Pacific Electric encarga a la Standard Steel Car Company la construcción de 50 tranvías con el propósito de reemplazar los modelos más antiguos con carrocería de madera de la serie 1000. Luego de correr incansablemente por las calles de California durante un cuarto de siglo, el 26 de marzo de 1951 son retirados del servicio y adquiridos por el Gobierno Argentino en el marco del segundo plan quinquenal. Arribaron a nuestro país a fines de 1952 y, previo a su puesta en servicio, fueron sometidos a un profundo reajuste y adaptación para circular en la sección urbana del Ferrocarril Urquiza.

Primeros tiempos de los tranvías 1100 en servicio [Clic para ampliar]
En principio se les retiró uno de los troles, recortándose las pasarelas de los techos, y agregándose patines colectores de energía en los boguies para poder utilizar el sistema de tercer riel que se estaba colocando en toda la línea. Los troles se siguieron utilizando durante algún tiempo en la zona todavía no modificada del recorrido. Asimismo se les cambió de lugar el puesto de conducción, que pasó a estar en el lado izquierdo del coche, lo que obligó a cambiar de lugar también el faro principal. Se les quitaron también los faldones laterales y se recortaron los miriñaques, para mayor comodidad de mecánicos y revisadores. Por otra parte se agregaron a los coches cabecera de formación una chapa que cerraba el fuelle delantero y se le insertó una pequeña ventanilla a dicho cerramiento. Se les cambió de lugar el indicador de destino y se les fue reemplazando progresivamente los enrolladores automáticos de la soga de los troles por simples ganchos que cumplían el mismo fin.

Con posterioridad algunos coches fueron convertidos en remolques, quitándose todos los puestos de conducción, los motores de tracción, troles y patines colectores de energía. A estos remolques se les anularon dos ventanillas y se confeccionó un compartimiento furgón, con puerta corrediza de acceso en lo que fuera probablemente el salón para fumadores. Los coches alcanzados por estas modificaciones fueron los Nro. 3109; 3114; 3117; 3123; 3131; 3148; 3149; y 3150.

El 1148 con el agregado de un compartimento furgón. Colección Aquilino Gonzalez Podestá.

En lo que a colores se refiere, llegaron de Estados Unidos con el tradicional esquema de la Pacific Electric, (naranja con franjas amarillas, techo plateado e inscripciones en amarillo). El primer color se sustituyó por el clásico marrón de uso normal en nuestro país, conservando las franjas amarillas según se puede observar en las fotografías que acompañan esta nota. Las inscripciones fueron reemplazadas por las de Ferrocarril Nacional General Urquiza en un principio y la sigla FCGU en una segunda instancia, para portar finalmente el logo clásico de Ferrocarriles Argentinos. Su numeración original 1101 al 1150 fue reemplazada posteriormente por la serie 3101 a 3150, que mantuvieron hasta el fin de sus días. Su última decoración fue el clásico amarillo, rojo y franja azul, con los frentes de miriñaques y el fuelle delantero con el cebrado en amarillo y negro en forma de V. Los techos conservaron siempre el color plateado. Las banderolas sobre las ventanillas fueron reemplazadas con los años por chapas decoradas del mismo amarillo crema de la parte superior de la carrocería.

Una formación en cercanías de la estación Artigas en 1972. Foto de Luis O. Gutierrez.

Sus primeros itinerarios fueron entre la cabecera Federico Lacroze y Lourdes, Martín Coronado y Ejército de los Andes. Hasta esta última estación llegaban mediante la toma por tercer riel y partir de este lugar, sirviéndose de sus troles, continuaban hasta las paradas Sargento Barrufaldi o Campo de Mayo, según el diagrama al que estuvieran afectados. Se los pudo ver en formaciones de cuatro a seis vehículos, siendo la configuración más usual la de cinco coches. Compartieron los rieles con sus hermanos menores de las series 400, 1500, y 1700 y con sus primos de la serie 3300, provenientes estos últimos de la Key System norteamericana.

Cruce de trenes compuestos por coches serie 1100 en el ingreso de Federico Lacroze a principio de la década del ’70

La actuación de estos coches se extendió hasta 1973, cuando fueron reemplazadas por los flamantes trenes japoneses adquiridos al consorcio Marubeni, con los que convivieron algún tiempo.El último viaje de un 3100 tuvo lugar el 4 de mayo de 1974, iniciando un lento peregrinar a la playa de Holt (Entre Rios) en espera del desguace. Algunos coches, no obstante, fueron remodelados para ser afectados al transporte de obreros que trabajaban en la construcción de la represa de Salto Grande con el agregado de paragolpes y gancho de tensor y tornillos, retirándose todo el equipamiento eléctrico y de tracción y agregándose cajas con baterías para iluminación.

Otro grupo de coches con esta reforma fueron arrendados a los ferrocarriles de la hermana República del Paraguay donde integraron curiosos trenes remolcados por locomotoras de vapor. Otros siete vehículos fueron retrochados hacia 1975 para correr remolcados en los corredores Buenos Aires – Gonzalez Catán y Puente Alsina – Libertad. A tal efecto fue armado un tren de cinco coches con gancho mandíbula en sus extremos y barras de acople permanente entre los intermedios, colocándoles boguies de coches del ex FCPBA. La experiencia, sin embargo, no dio el resultado esperado y pronto fue abandonada, y los coches trasladados a diferentes puntos de la red del Belgrano donde oficiaron de vivienda o resultaron vandalizados.

En el Urquiza fueron trasladados a diferentes playas para ser reducidos a chatarra a manos del impiadoso soplete del progreso. Sólo quedan tres sobrevivientes: uno maltrecho en Strobel, otro convertido en bar en Concordia Norte y el último en manos del Ferroclub Argentino, aunque las profundas reformas que sufrió en época de Ferrocarriles Argentinos apenas permiten dilucidar su origen tranviario.

Postal típica del Urquiza a fines de los años ’60, con los 3100 luciendo su última decoración. Foto de John Kirchner.

Fuentes consultadas: 

  • Pérez Darnaud, C.A., Aquel ferrocarril de los tranvías en revista Trenes & escalas Nro. 8
  • Boletin de la Asociación Amigos del Tranvía (varios números)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here