El Tren de las Sierras y sus inicios en julio de 1891

0
157

Desde la llegada del ferrocarril a la ciudad de Córdoba,  en mayo de 1870, continuó el desarrollo ferroviario en la provincia. La ciudad como la provincia fueron partícipes y testigos de la ampliación de servicios y de la construcción de nuevos ramales. Por un lado el establecimiento de la primera línea entre el puerto de Rosario y nuestra ciudad implicó asentamientos productivos, poblaciones nuevas, intercomunicación y vínculos tanto por ferrocarril como con el telégrafo que acompañó su construcción y desarrollo.

Los decenios que siguieron mostraron un avance en varias direcciones de las vías férreas en el país y en la provincia. En este artículo nos ocuparemos de lo que en la actualidad conocemos como Tren de las Sierras.

Esta nueva línea ferroviaria presenta desde su origen características diferentes a las vías ya instaladas. Es importante recordar que el ferrocarril inaugurado en mayo de 1870  tenía el ancho de vía de 1,676 metros, lo que en la actualidad conocemos como trocha ancha. Es la que corresponde en la actualidad a la Estación Mitre que vincula a Córdoba con Villa María, con Rosario y Buenos Aires. La nueva línea hacia el Valle de Punilla y Cruz del Eje  fue diseñada y construida con una trocha menor, de 1,00 metros, conocida por trocha angosta.

El «Tren de las Sierras» de Córdoba fue construido por el Ferrocarril Córdoba y Noroeste (Córdoba & Western Railway Co. Ltd.) de capitales británicos. La primera parte de esa construcción fue en 1891 y fue habilitada como «Ferrocarril Córdoba del Nor Oeste» hasta La Calera mediante un decreto del 30 de julio  en el que  podemos leer: «Librase al servicio público la 1ª. Sección del Ferro Carril Córdoba y Nor Oeste (Córdoba a La Calera).»

La construcción de esta línea, que surcaría el territorio de Sierras Chicas y del Valle de Punilla, tenía por objetivo unir la ciudad de Córdoba con la localidad de Cruz del Eje.

Se lleva a cabo esa construcción durante las presidencias de Miguel Juarez Celman y Carlos Pellegrini. Mientras que  en Córdoba gobernaba, Eleazar Garzón y la ciudad era administrada por Luis Revol.

Unos años antes, en 1886, el gobernador Ambrosio Olmos, autoriza la construcción del ferrocarril que unirá la capital con el Valle de Punilla y la extensión hacia Cruz del Eje. En esa autorización se menciona que la construcción se haría por la orilla del Río Primero.

Acompaña el desarrollo de esta nueva línea ferroviaria la finalización de la construcción de la Estación de Alta Córdoba. En coincidencia una empresa fundada en 1887, originalmente otorgada a William Temple en 1885  se debía hacer cargo de una concesión para la construcción de una línea de 206 km, desde el suburbio cordobés de Alta Córdoba hasta San Francisco. La línea se completó en 1888.

El edificio de la estación del Ferrocarril Central Córdoba, luego General Belgrano, se terminó de construir en el año 1890 por parte de la empresa concesionaria que encabezaba Alejandro Hume que había adquirido la concesión al estado en 1888.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí