Trenes «Push pull» en Argentina (cuarta parte)

1
3188
FU 2608 (cabina 41) en Plaza Constitución a principios de los años ’80.

A diferencia de lo ocurrido en el Belgrano, donde los push pull funcionaron por casi dos décadas satisfactoriamente, en el Roca presentaron una serie de inconvenientes que pronto volvieron conflictivo su uso. Roturas en las mangueras de freno, fallas en el sistema de mando a distancia y en el sistema de comunicación telefónica entre cabinas acababan regularmente con la locomotora tirando en ambos en sentidos, desaprovechando las ventajas que el sistema proponía.

Una formación proveniente de Burzaco con cabina sin identificar al frente pasando por Kilo 18. Foto de Marcelo Arcas.

Otro ítem conflictivo eran los frenos: en condiciones normales, desde la locomotora se aplica el denominado freno combinado que actúa simultáneamente sobre el tren y la máquina. A menudo este sistema no funcionaba, pero existía la posibilidad de aplicar ambos frenos por separado. En la cabina push-pull, en cambio, solo estaba disponible el freno combinado, que era algo lento, y al igual que antes, si no funcionaba sólo se aplicaban los frenos en los coches, quedando la máquina como peso muerto al final de la formación reduciendo considerablemente la capacidad de frenado. Aquí entonces entraba en juego el ayudante que desde la locomotora aplicaba su freno por separado sincronizando su acción con el conductor mediante el teléfono o toques de bocina. Cuando no era suficiente o fallaba la comunicación telefónica, era normal el uso «regulado» del freno de emergencia con las lógicas complicaciones de maniobra para el conductor.

A pesar de todo, el sistema push pull continuó en servicio hasta la inauguración del servicio electrificado el 9 de noviembre de 1985. Las cabinas sobrevivientes se concentraron primero en la playa técnica de Remedios de Escalada, mas tarde en Kilo 7 y finalmente en Retiro San Martín y Avanzada (San Luis), hasta que la merma de la dotación de material remolcado en tiempos de la concesionaria Metropolitano obligó a echar mano a algunos de ellos para reconvertirlos en coches salones.

Los push-pull, presencia habitual de la zona sur del GBA en los primeros años de la década de 1980. Foto de H. Máspero

Fuentes consultadas:

  • Mazzarelli, G., Coches Materfer para servicio local, en Revista Bastón Piloto Nro. 1.
  • Sitio web Rumbo al Sud (Marcelo Arcas).
  • Moscaro, A.D., Trenes Push Pull del Ferrocarril Belgrano, en Revista Redes de Integración Nro. 31.
  • Colaboración técnica y documental del Sr. Pablo Gallardo.

1 COMENTARIO

  1. Muy buen artículo!! Recordé hace poco en otro portal que la puesta en servicio oficial en el Roca motivó un caos impresionante a la hora del regreso masivo, a eso de las seis de la tarde. Todo el hall de Constitución estaba ocupado por laburantes que lo único que queríamos solamente volver a casa. Cuando anunciaron el primer tren, se vació en un santiamén, y ahí apareció la policia que pedían los empleados desesperadamente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí