Trenes «Push pull» en Argentina (primera parte)

0
4653
Primera formación operativa bajo el sistema Push Pull en el F.C. Gral. Belgrano. Foto de Carlos Chamorro.

La denominación Push-pull está íntimamente ligada al universo ferroviario y refiere al sistema por el cual se puede comandar un tren desde el extremo opuesto al de la locomotora lo que permite prescindir de las maniobras de cambio de cabecera en terminales reduciendo tiempos muertos y simplificando la operación.

Puesto de conducción del primer prototipo push pull del Belgrano [Clic para ampliar].
La primera experiencia exitosa y masiva de este sistema en nuestro país tuvo lugar a instancias de Alberto Dopazo, jefe de Material Remolcado de la línea General Belgrano, bajo cuya dirección durante el año 1972 se realizaron las reformas necesarias para dotar de cabina de conducción al coche F.U. 4980 (FIAT de 1967) lo que requirió la supresión de dos filas de asientos, el agregado de una mampara con puerta de acceso desde el salón y la apertura de una ventana en el frente. Respecto a los elementos operativos se adaptó un pupitre de comando con sus respectivos instrumentos e interruptores, torre de freno, sistema de intercomunicación con la locomotora, etc. Exteriormente el vehículo llamaba la atención por su parabrisas único, con limpiaparabrisas y rejas metálicas horizontales. Se sumaban también faros a media altura, luces de posición blanca y de cola rojas,un pequeño miriñaque que la forma angosta del coche hacía parecer más chico y bocina eléctrica doble.

Con el tiempo las formaciones recibieron la nueva decoración de FA que incluía un cebrado negro/amarillo en el frente. Foto de Alejadro D. Moscaro.

Luego de un breve período de pruebas con resultados favorables, en noviembre de ese año la formación entró en servicio regular y poco tiempo después comenzaron las tareas para adaptar otras dos formaciones con la correspondiente adición de cabina de comando en los coches punta. Los vehículos intervenidos esta vez fueron los FU 4929 y FU 4928, ambos de nuevo diseño (laterales rectos) y construidos por FIAT en 1972 y aunque técnicamente iguales, eran fácilmente distinguibles entre sí ya que mientras que el primero contaba con un parabrisas único al estilo de F.U.4980, el segundo fue provisto de dos parabrisas lo que mejoraba notablemente su apariencia. Los tres coches, además, fueron pintados con el extremo al estilo de los coches motor, en colores rojo, crema y franja azul.

Un coche cabina en pleno proceso en Tafí Viejo. Foto de Jorge Cerigliano [Clic para ampliar]
Durante los años siguientes se fueron sumando formaciones hasta llegar a un total de 24, trabajos que estuvieron a cargo de Talleres Tafí Viejo (reforma de carrocería) y Laguna Paiva (equipamiento eléctrico). Con el paso del tiempo, todas las formaciones en servicio fueron objetos de algunas reformas menores, como el agregado de un parabrisas adicional en aquellos coches que contaban con uno, el reemplazo de la bocina eléctrica por otra de aire comprimido y nuevos faros tipo unidad sellada de mayor potencia. Asimismo se eliminó la puerta frontal y se agregó en el lateral una puerta de acceso a la cabina de conducción, además del reemplazo del miriñaque por otro reforzado de nuevo diseño.

Formación push-pull en la década de 1980, con el F.U. 4923 a la cabeza. Foto de Alejandro D. Moscaro.

La tracción de estos trenes estuvo inicialmente a cargo de las General Electric 165T «Cooper» a las que siguieron las General Electric U-12C y finalmente las General Motors G-22CU que absorvieron la totalidad de los servicios locales desde fines de los ’70 hasta nuestros días.

El sistema se mostró a todas luces exitoso, simplificando significativamente la operación en las terminales. A pesar de ello, crecientes actos de vandalismo registrados desde mediados de los años ’80 fueron dejando formaciones fuera de servicio y hacia 1989 ya no quedaba ninguna operativa.

El «Pushpullito» que cubría el servicio lanzadera entre Del Viso y Villa Rosa a principio de los ’80. Foto de Jorge R. Cerigliano.

Tras la concesión de los servicios ferroviarios a operadores privados pareció abrirse un nuevo capítulo en la historia del sistema cuando la empresa Ferrovías trabajó en la rehabilitación de una formación y la cabina F.U. 4922 llegando a realizar unos pocos viajes de prueba con resultados alentadores. A pesar de ello el proyecto quedó trunco por causas que algunos aseguran de raíz sindical y otros atribuyen a la proximidad de las obras de electrificación del corredor (que, finalmente, tampoco se concretarían). Luego de aquello el coche circuló bastante tiempo con los parabrisas cegados pero conservando las ventanillas laterales de cabina, los faros de cabecera y la bocina sobre el techo hasta que una reparación general llevada a cabo por la empresa EMEPA de Chascomús lo devolvió al servicio sin rastros de la cabina. [Leer la segunda parte]

El F.U.C. 4922 reacondicionado por Ferrovías con cabina para el sistema Push-pull. Foto de Sergio Cáceres.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here